Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La Nueva Nao
El pequeño Peng Xuefeng
Alfonso Araujo
30/06/2013 | 00:00 AM
Marcar como favorita

Peng Xuefeng (1907-1944) fue un general que este año celebra 106 años de su natalicio. Es un héroe famoso tanto por su valor durante los años de conflicto contra Japón, como por su generosidad, que fue reconocida desde muy joven. He aquí una historia de este hombre desconocido en Occidente:
Durante los primeros años de la República (a partir de 1911) hubo muchas dificultades en China. En la provincia norteña de Henan, en la ciudad de Nanyang, había una hambruna atroz: mucha gente había perdido sus cosechas y habían sido reducidos a vivir como pordioseros en las calles. En la casa de Peng Xuefeng la situación no era buena, pero sí un poco mejor, ya que aún podían cocinar sopa de arroz y complementarlo con algunos vegetales silvestres. Aún así, su padre lo enviaba a la escuela todos los días, haciendo un gran esfuerzo porque no creciera sin educación.
Un día al volver de la escuela, el pequeño Xuefeng vio por la calle a un grupo de niños que huían de la hambruna en el campo. No podían tenerse muy bien en pie, y con la mirada perdida daban tumbos de un lado a otro al caminar. El corazón se le encogió al ver este espectáculo lastimoso.
Al llegar a casa vio que su madre acababa de preparar un cazo grande de sopa de vegetales, que parecía suficiente para diez personas. Al ver la sopa sobre la mesa, Xuefeng no pudo evitar ir ante su padre y rogarle: "Papá, en la calle hay unos niños que se están muriendo de hambre, ¡déjame traerlos a que tomen un plato de sopa!". Su padre vio la expresión sincera del niño, pero le respondió con pesar: "En este año la hambruna ha asolado la tierra, hay más gente pidiendo por las calles que en la feria del templo. Nosotros somos sólo una familia pequeña, ¿cómo podemos aliviar esta catástrofe?"
"Papá, ¡sólo esta vez!" El pequeño volvía a suplicar y volteaba a ver a su abuelo, que también estaba presente. El abuelo, viendo que una petición así no debía ser rechazada, accedió. Xuefeng salió a la calle y trajo a uno de los niños, pero cuando los otros escucharon lo que pasaba, llegaron en tropel y en un santiamén acabaron con toda la sopa. La familia Peng no probó bocado ese día, pero al ver el alivio entre los pequeños mendigos y la expresión de alegría de Xuepeng, se sintieron conmovidos.
Peng Xuefeng nunca abandonó su generosidad. Más tarde se volvió un soldado y muy joven llegó a ser general, pero perdió la vida a los 37 años, luchando por su país en la guerra.

Sígame en mi blog: http://lmndsxtrn.blogspot.com
El autor es académico Ex-A-Tec y asesor de negocios internacionales radicado en China
alfonsoaraujog@gmail.com

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades