Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
El tigre en la montaña
La nueva NAO
La nueva NAO
Alfonso Araujo
06/10/2013 | 00:00 AM
Marcar como favorita

Como ya sabrán mis lectores, los chinos para todo tienen algún refrán o una historia clásica que viene al caso, y ya que estamos en épocas de álgidas discusiones por la reforma hacendaria y que la escalada de impuestos es algo que nunca es ni popular ni bienvenido, no podía faltar un cuento relacionado con el tema.
Ahora bien, durante las semanas anteriores he estado tratando de leer tantas opiniones como he podido respecto a dicha reforma, para saber si se aplica aquello de que "Un verdadero líder tiene la fuerza de establecer medidas impopulares pero necesarias en tiempos de necesidad".
Pero en nuestro México actual la situación es mucho más compleja que eso, y siendo nuestra sociedad un agregado muy heterogéneo y cada vez más balcanizado en todos los sentidos (por diestribuciones socioeconómicas y geográficas), no parece que pueda aplicarse esa máxima directamente a la situación de las reformas, y más con el descontrol que tiene el gobierno central respecto a lo local.
Y como en la política - al arte de lo posible - forma es fondo, y ni remotamente es suficiente saber hacer las cosas sino saberlas comunicar, me parece más tristemente adecuada para la reflexión la siguiente historia:
Un día, Confucio caminaba con algunos de sus discípulos por un camino apartado entre las montañas. Así viajando, llegaron a un claro en el camino en donde vieron a una mujer llorando amargamente junto a tres tumbas, ante una de las cuales - la más reciente - se encontraba ofreciendo las libaciones rituales. Confucio, intrigado, pidió a uno de sus alumnos que preguntara a la mujer qué había pasado.
"Señora, ¿qué ha pasado que llora de esa forma?"
"¡Ay! Somos una familia pobre que vivimos en estas montañas, en donde ronda un cruel tigre. Hace unos años, devoró a mi suegro cuando cortaba leña. El año pasado devoró a mi esposo cuando regresaba a casa por la tarde, y hace justo unos días se llevó a uno de mis hijos que había salido a cazar codornices".
El discípulo se quedó sorprendido ante semejantes desventuras y le dijo, "Pero, ¿por qué viven aquí, tan apartados de la sociedad? Hay un pueblo que está justo tras esas montañas, nosotros de hecho venimos caminando desde ahí".
"¡Ah, en ese pueblo el magistrado es un hombre codicioso y despiadado, que extorsiona a los campesinos para obtener tributos!"
Confucio se sorprendió al oír esta explicación, y dijo a sus alumnos, "Aprendan esto, que en verdad un mal gobierno es más temible que el más voraz de los tigres".

Sígame en mi blog: http://lmndsxtrn.blogspot.com

El autor es académico Ex-A-Tec y asesor de negocios internacionales radicado en China
alfonsoaraujog@gmail.com

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades