Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Los cuerpos de Guerrero no eran de los médicos; la Fiscalía confunde, acusan familiares
Los cuerpos de Guerrero no eran de los médicos; la Fiscalía confunde, acusan familiares
Sinembargo.MX
26/06/2015 | 00:00 AM
Marcar como favorita

ACAPULCO, Gro. (Sinembargo.MX)._ Los cuatro cuerpos fueron encontrados la madrugada del miércoles cerca de la comunidad de Santa Bárbara, municipio de Chilpancingo, no son de los tres médicos y un abogado de la Secretaría de Salud como informaron en la Fiscalía del Estado, dijeron familiares. 

En estas circunstancias, los médicos Raymundo Tepeque Cuevas, José Osvaldo Ortega Saucedo y Marvin Hernández, así como el abogado Julio César Mejía Salgado que desaparecieron el viernes en el tramo Tierra Colorada-Acapulco de la carretera federal, oficialmente siguen en esa condición, señalaron. 

Miguel Ángel Godínez Muñoz , Fiscal General de Guerrero, dijo ayer que no hay certeza de que los cuerpos hallados sean de los médicos y el abogado. El funcionario explicó que no hay duda de ello, y atribuyó a una confusión las declaraciones de los familiares. 

Los familiares de los médicos y del abogado expresaron su inconformidad por el tratamiento que la Fiscalía estaba dando al caso y dijeron que pretendía "lavarse las manos".


En la mañana del miércoles, los funcionarios de la Fiscalía General del Estado informaron extraoficialmente a familiares de Marvin Hernández que por las características de los cuatro cadáveres que fueron hallados, cerca de Santa Bárbara, era probable que se tratara de los tres médicos y el abogado. 

La versión ocasionó que los familiares suspendieran una conferencia de prensa que habían convocado en la mañana en Acapulco. 

Vía telefónica, el tío del médico Marvin Hernández, Romualdo Hernández Alvinez ex secretario general Académico de la Universidad Autónoma de Guerrero, confirmó a los reporteros que acudieron que la información la había recibido de la Fiscalía, y que era la causa de que los familiares hubieran suspendido la conferencia. 

"La información que nos dan en la Fiscalía es que nuestros familiares fueron asesinados en la región del (poblado) Kilómetro 42 de la carretera federal México-Acapulco, rumbo a la comunidad de Santa Bárbara. Nosotros no nos esperábamos este desenlace, teníamos la esperanza de encontrarlos vivos pero queremos decirles a ustedes esta infausta noticia", dijo vía telefónica a los reporteros que ya habían llegado a la conferencia de prensa. 

Tras esa comunicación vía teléfono celular quedó cancelada la conferencia de prensa, pues Hernández Alvinez lamentó la muerte de los jóvenes que, dijo, "estaban desaparecidos". 

Agregó que este hecho "es el reflejo del dolor que viven todas las familias guerrerenses por el secuestro, el levantamiento y la situación de la desaparición de sus familiares". 

Denunció que ante esta realidad "nuestras autoridades se han mostrado insensibles por lo que demandamos a los gobiernos estatal y federal que tomen las acciones pertinentes para evitar que continúen estos actos tan repulsivos para la sociedad guerrerense. Nos sumamos a esta angustia de estas familias guerrerenses y le pedimos a las autoridades federales y estatales pertinentes que permitan la seguridad para nuestros hijos". 

Luego ofreció disculpas por la inasistencia de los familiares a la conferencia de prensa a la que habían convocado. 

Tras esa versión los familiares de los médicos y del abogado se concentraron en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo para el reconocimiento, sin embargo el trámite se prolongó debido a que el personal antes tenía que realizar la necropsia de ley. 

A la 1:30 de la tarde la FGE emitió un boletín en el que confirmó que a las 3:30 horas de este miércoles 24 de junio fueron localizados cuatro cuerpos de hombres asesinados, y en avanzado estado de putrefacción en la comunidad de Santa Bárbara, en la sierra del municipio de Chilpancingo. 

"De forma inmediata el personal del Ministerio Público de Bravos, peritos en materia de criminalística de campo, fotografía y química forense, realizaron las diligencias de inspección ocular sobre un camino de terracería que conduce a la población de Jaleaca, donde se tuvo a la vista una camioneta marca Ford, tipo pick up, color gris, placas de circulación UN59178 del estado de Morelos, en cuya caja se encontraron los cuerpos, radicándose por éstos la averiguación previa BRA/SC/04/1769/2015, por el delito de homicidio en contra de quien o quienes resulten responsables", se lee en el comunicado. 

"Hasta el momento se desconoce la identidad de las personas y la causa legal de la muerte, las cuales serán determinadas con certeza mediante estudios científicos de sistemas de identificación humana, y en ese momento se informará de inmediato a la sociedad guerrerense el resultado de los dictámenes periciales", agrega. 

Casi a la misma hora en que se emitió el boletín, los familiares abandonaron las instalaciones del Semefo y se trasladaron a la Dirección de Servicios Periciales de la FGE en donde fueron citados para practicarse los estudios de ADN y realizar la comparativa genética para la identificación de los cadáveres, proceso que les dijeron sería prolongado y que también los expertos del Semefo se tardarían en practicar la necropsia.


El director del Semefo, Mario Alberto Aguirre declaró a las 13:00 horas que aún no podía confirmar si se trataba de los médicos y el abogado desaparecidos y dijo que apenas se estaba realizando la necropsia. Informó que el trabajo sería tardado, pues a esa hora aún no terminaban con el primer cadáver. 

Un perito de la Fiscalía informó que los cuerpos estaban irreconocibles, pero no precisó si por el estado de descomposición en que se encontraban o por las circunstancias en que fueron asesinados; tampoco detalló cómo les quitaron la vida.


FISCALÍA BUSCA "LAVARSE LAS MANOS", ACUSAN
Tras su salida del Semefo, los familiares de los médicos y del abogado expresaron su inconformidad por el tratamiento que la FGE estaba dando al caso.
Elizabeth Mejía, hermana del abogado Julio César, denunció que la dependencia pretendía "lavarse las manos" al haber adelantado a algunos familiares de los desaparecidos que se trataba de ellos.
También dijo que al no haber podido encontrar a los cuatro desaparecidos, con el hallazgo de estos cuerpos "seguramente quieren justificarse".
Subrayó que no había pruebas todavía de que fueran ellos, por lo que seguían exigiendo encontrarlos vivos y se quejó de que la FGE se haya adelantado a decir que los cuerpos eran los de sus familiares.
Otro de los familiares informó que les dijeron que debido al estado de putrefacción en que se encontraban los cuerpos había dudas de que fueran ellos, que desaparecieron el viernes pasado, por lo que dijo que van a esperar a que se terminen de realizar las necropsias y los estudios de ADN.
El ex dirigente del STAUAG, Hernández Alvinez, quien en la mañana había dicho que uno de los cuerpos hallados correspondía al de su sobrino Marvin Hernández Ortega, acusó al Fiscal Miguel Ángel Godínez Muñoz, de no dar a conocer con veracidad el resultado de las investigaciones del caso.
Declaró: "a mi familia la Fiscalía le informó del hallazgo de los cuerpos sin vida en la mañana, dos de los cuales son médicos, un licenciado en turismo, y un abogado".
Pero por la tarde declaró que en la FGE les dijeron a los familiares de los cuatro jóvenes que "al parecer no corresponden a los de los cuatro jóvenes que buscamos".
El dirigente universitario denunció: "observamos que se resistieron a que viéramos todos los cuerpos (que se encuentran en las instalaciones del Semefo)" y luego anunció que por la noche ofrecerían una conferencia de prensa en Acapulco.
Acusó que si bien "el Fiscal (Godínez Muñoz) se reunión con nosotros, fue más bien como un protocolo porque en la práctica no hay disposición para resolver el caso, y por eso vamos a seguir insistiendo, y entonces vamos a continuar con la exigencia de presentación de los muchachos, pero sí queremos decir que hay cosas muy extrañas en este caso".
Los cuatro jóvenes profesionistas desaparecieron cuando transitaban en un vehículo Ibiza modelo 2013 entre Tierra Colorada y Acapulco, la tarde del viernes.
Dos de los médicos laboran en el hospital Básico Comunitario de Petatlán, y el día en que desaparecieron acudieron a las oficinas centrales de la Secretaría de Salud para realizar trámites relacionados con sus empleos, y desaparecieron cuando regresaban de la capital Chilpancingo.
El vehículo en el que se transportaban fue encontrado el sábado cerca de la población de Xolapa, municipio de Acapulco, con disparos y manchas de sangre. En la noche en una conferencia de prensa en Acapulco, los familiares de los tres médicos y el abogado confirmaron que los cuerpos encontrados no son de las personas a las que buscan.
Durante la conferencia de prensa, la señora María Guadalupe Reséndiz Abarca, esposa del médico Raymundo Tepeque, aseguró que el cuerpo que le mostraron en el Semefo no corresponde al de su marido, que "los cuerpos que encontraron no pertenecen a nuestros familiares, ¿cómo lo pudimos determinar?, tanto por las características físicas y otros por el tipo de vestimenta que presentaban".
Añadió que están preocupados porque antes de que ellos se enteraran ya la prensa manejaba que eran los médicos y el abogado, los cuerpos hallados en la zona serrana de Chilpancingo.
Indicó que existía el temor y que se veían afligidos por la incertidumbre, que a lo mejor eso dio una interpretación porque como familiares no iban a confirmar nada sin ver los cuerpos, pues fue una espera dolorosa que no se le desea a nadie, "teníamos el temor hasta que entramos ahí (al Semefo), y efectivamente los cuerpos que vimos no coinciden con las características físicas de nuestros familiares".
Criticó que en las redes sociales estén circulando las fotos y diciendo que son los médicos y el abogado, y más les preocupa porque desde "que sucedieron los hechos han habido muchas irregularidades por parte de la Policía Estatal, estamos preocupados, son nuestros familiares y no queremos que quede en un caso más, que le den carpetazo y digan ya los encontramos y ya se acabó".
Reséndiz Abarca añadió que no quieren que el caso se cierre, "exigimos a las autoridades que hagan lo que les corresponde, ya fuimos a la SEIDO porque queremos que intervengan en el caso, pues no creemos en las autoridades porque hay muchas irregularidades, muchas situaciones que nos hemos dado cuenta que no nos gustan, no queremos que nuestros familiares se queden en una estadística, en un caso más, pedimos a todas las instituciones que intervengan y a nuestros familiares nos los regresen vivos y pronto".
De cómo pueden aseguran que no son sus familiares, la esposa de Raymundo Tepeque respondió: "Vimos los rostros, no somos médicos especialistas pero a simple vista esos cuerpos tienen un estado de descomposición mayor al tiempo de nuestros familiares desaparecidos, vimos la estatura y el peso no coinciden, no son ellos; en gran medida están irreconocibles pero no coinciden".
En cuanto a por qué en la mañana Romualdo Hernández, tío del médico Marvin Hernández dijo que estaban muertos, comentó que cuando les informaron les dijeron que habían hallado unos cuerpos, "no nos dijeron que eran nuestros familiares y fuimos para allá", les dijeron que eran cuatro cuerpos y en una zona donde posiblemente se dieron los hechos".
Subrayó que es "una injusticia que por un acto de delincuencia donde ellos no tuvieron nada que ver, porque aquí las autoridades no son capaces de controlar, y ahora mi esposo está desaparecido. Es injusto que las autoridades no estén haciendo lo que les corresponde para que situaciones de éstas no se den en el estado, por eso exigimos que se investigue".
La tía del médico Marvin Hernández, Antonia Hernández Alvinez denunció que las autoridades no están tomando en serio la desaparición de los jóvenes, y que entre los cuerpos hallados no está su sobrino, que los vieron y "no son ellos, nos enseñaron todos y nos enseñaron los cuerpos y no pertenecen a ninguno de ellos".
Informó que a los familiares ya les tomaron pruebas de ADN para comprobar.
Dijo que les informaron que a los cadáveres les sacaran la médula del hueso para hacer la comparación, y que los resultados se los van entregar en dos días, que eso les dijo el coordinador de Semefo Mario Alberto Aguirre Puente, pero que ellos tienen la esperanza de que están con vida y seguirán buscando. Contó el peregrinar que pasaron desde la desaparición de su sobrino, pues dijo que en ningún MP le quisieron levantar la denuncia porque su sobrino no tenía 72 horas de desaparecido.
Dijo que el carro en que viajaban los jóvenes, un Ibiza, es de su propiedad y como levantó un acta por robo para que buscaran a su sobrino le avisaron que estaba en el MP de Renacimiento, y pudo ver que tenía tres impactos de bala en las llantas y unas gotas de sangre, y que la última vez que supieron de su sobrino fue a través de un mensaje a las 7 de la noche del viernes 19.
Por su parte, Elizabeht Mejía Salgado, hermana del médico Julio César, dijo que los familiares quieren que intervengan el Presidente Enrique Peña Nieto y el Gobernador Rogelio Martínez para que "intervengan y no pase como con los 43 normalistas".
Subrayó que los jóvenes desaparecidos son profesionistas y no son delincuentes, también dijo que los cuatro cuerpos que les mostraron no son de sus familiares.
"No creamos, no son los cuerpos, no son nuestros familiares, ya pasamos a ver los cuerpos y vemos que no son ellos, que el gobierno federal, que el estado quieran deslindarse y quieran dar carpetazo es diferente a que sean nuestros seres queridos", expuso.
En la carta dirigida a las autoridades, Mejía Salgado dice que han visto mayor actuación, coordinación y firmeza de los "cuerpos armados cuando se trata de atender la recuperación de libre tránsito en la carretera, de grupos sociales críticos o de contener la acción de grupos radicales en escenarios electorales".
Añadió que esa fuerza de atención quisieran para ciudadanos como ellos, angustiados por el secuestro y el desconocimiento de la condición en que se encuentran sus hijos y hermanos.
Indicó que cuando se trata de gente como ellos, las autoridades no son capaces de actuar de manera coordinada en tiempo y forma y permiten con su omisión e indolencia, que sigan predominando delitos como los que están denunciando.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades