Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
CERTAMEN
Rosa María Ojeda del brillo al anonimato
Rosa María Ojeda revela lo que ha pasado desde que entregó la corona en el certamen Nuestra Belleza México 2007
Claudia Peralta
04/01/2009 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Aquel octubre de 2007 su vida dio un giro de 360 grados. Rosa María Ojeda Cuén, quien por un año fue la reina de México y como tal era tratada, entregó su corona a quien debía seguir sus pasos.
La culiacanense jamás imaginó que la alegría que un día sintió se convertiría al tiempo en tristeza, durante cuatro meses.
Se sentía como hoja sin rumbo, pese a su envidiable belleza y a sus 21 años. Sin embargo, debía seguir sola, ya no tendría el respaldo de una organización como es Nuestra Belleza México a la que perteneció, primero como representante de Sinaloa y luego del país. Ahora debía valerse por sí misma.
Rosa María ya no contaría con chofer, casa, gastos y guardarropa. Eso era pasado. Era otra su realidad y debía afrontarla como lo hizo con otras situaciones.
¿Qué pasa por la mente de una chica que tras tener la fama y los reflectores del mundo por haber estado entre las 10 mujeres más hermosas del planeta, debe dejarlo todo para iniciar una nueva vida? Ella no la pasó bien. El cambio fue drástico.
"Cuando entregué la corona, en Manzanillo, me sentía muy triste, y dije 'qué voy a hacer', 'qué va a pasar', 'ya no me van a cuidar aquí en México'; sabía que me iba a quedar allá, porque lo había decidido y avisado en mi casa", rememora la joven.
"Me pasó una etapa nostálgica, estuve así como unos cuatro meses, ya tenía dónde vivir, pero no sabía por dónde empezar, dije cómo le voy a hacer, porque modelaje no sabía mucho, entré a una agencia que fue Glenda, pero cerró en diciembre de 2007. Busqué otra, Essenza Modelos".
Lupita Jones le tenía todo, agrega, era una reinita que sólo se preocupaba por prepararse para el certamen de Miss Universo 2007; pero al salir, lo hace con las manos vacías, literalmente.
"Tienes un título, pero en ese momento dices 'chin... ahora qué sigue, qué voy a hacer de mi vida, ahora yo la voy a ir formando'; di lo que tenía que dar, ahí ya sigues tú sola... te diriges a donde quieres ir formándote".

DE LA PASARELA A LA ACTUACIÓN
Su meta era la actuación, pero hacerlo en el Centro de Estudios Artísticos de Televisa no era posible, le absorbería todo el día y tenía que trabajar; así que se inscribió en la escuela de Patricia Reyes Spíndola, donde permaneció mes y medio.
"En esas fechas me sale la oportunidad para la novela que estaba grabando El Güero Castro aquí, Palabra de mujer, en la que me iban a hablar como Miss, para promover turismo", agrega. "Él me animó para entrar al CEA".
Rosa María terminará su carrera en el CEA en diciembre de este año, y entonces buscará una oportunidad en los melodramas.
La primera oportunidad que tuvo la joven al salir de su reinado fue con Interjet, donde por un año promovería el turismo en una aerolínea; sin embargo, se decidió por el estudio a un paso de firmar el contrato. A la fecha no ha tenido más propuestas.
-- A parte de la proyección por el título de NBM, ¿qué le tendrías que agradecer al certamen?
-- Te da la plataforma que necesitas, aquí no hay mucho de modelaje, y si te gusta, como a mí que desde chiquita empecé, desde los 15, te ayuda a decidir, hay más oportunidad y te valoras a ti misma.
"Ya ganar un certamen de belleza te dice sí estás guapa, pero Nuestra Belleza lo que busca es una belleza integral, mujeres inteligentes que quieran superarse realmente", detalla.
Rosa María no sólo admira a Lupita Jones, sino que le agradece haberla hecho una mujer más fuerte, capaz de enfrentar cualquier situación.
"Lupita tiene un carácter especial, fuerte, conmigo se portó muy bien, vino para acá (Culiacán), me estuvo apoyando en mi vida personal, y quiso saber un poco más, se portó muy linda y a la vez muy fuerte", asegura.
"Me daba fortaleza, porque mala no soy, nunca lo voy a ser, ya con tantita fuerza que me diera interiormente y que me hiciera saber que realmente era bella, que podía con todo, me ayudó bastante".

LA SALVA NBS
La juventud e inexperiencia fueron malas combinaciones para Rosa María, la llevaron a tomar el mal camino, a no pensar dos veces el rumbo que tomaría. Hoy ha crecido y agradece el aprendizaje.
-- ¿Cuál crees que haya sido tu mayor equivocación?
-- Tomar decisiones que no eran aptas en ese momento... estaba chavita y me perjudicó. Me puse de novia a los 16 ó 17 años con una persona que me llevaba casi nueve, era difícil mantener la relación.
"Me afectó bastante, me bajó la autoestima... (Por eso) no hay que hacerle caso a las malas compañías, (sino) seguir tus metas", explica.
"Cuando llegué a Nuestra Belleza estaba fuera de todo esto, gracias a Dios Nuestra Belleza te hace reconocerte como eres y te ayuda muchísimo en tu interior".
No fue fácil salir de esa incrucijada, hoy agradece al Creador haberla puesto en esa situación en la que maduró. Desde entonces la vida es distinta, nada es imposible para Rosa María.
"Gracias a Dios estuve muy a tiempo, él sabe por qué hace las cosas, mi mejor decisión fue entrar al concurso repentinamente, que me abre los ojos, que me enseña a valorarme y a superarme".
"Hoy puedo decir sí puedo, si ya he pasado en cosas peores y también al verme en el espejo y decirme 'si puedes, Rosa María, estabas allá'... es como llevar tu vida al máximo, y ya no pensar en el pasado".
-- ¿Cómo te describirías ahora?
-- Me considero segura, noble y bondadosa, porque me gusta dar amor, así como me gusta que me lo den... me he vuelto desconfiada, pienso las cosas dos veces; soy alegre, me gusta mucho estar con mi familia, me gusta salir.

DISFRUTA EL DÍA
Como cualquier chica, una reina de belleza también tiene días malos.
"Hay días en que no te puedes maquillar de ninguna forma, y hay otros que con tantito tienes, es cuando dices ahora amanecí horrible, no sé cómo maquillarme y peinarme para verme bien", indica Rosa María.
"Creo que si te ves mal, no te sigas viendo... lo que les puedo decir es que disfruten el día como viene, que lo disfruten porque ese día nunca vuelve a pasar y cada sueño se va pasando, siempre pensar en el futuro y nunca dejar de pensar en el presente".

EJEMPLOS A SEGUIR
En el ámbito artístico, sus ejemplos a seguir son Helena Rojo y Jacqueline Bracamontes. Mientras, en el personal a su mamá, porque a pesar de haber tenido pruebas difíciles siempre está con una sonrisa y de buen ánimo.

ASPECTOS
- Rosa María Ojeda Cuén nació el 15 de octubre de 1986.
- En el verano de 2006 fue coronada como Nuestra Belleza Sinaloa, y unas semanas después como Nuestra Belleza México.
- Actualmente estudia actuación en el CEA.
- Sus padres son María Cuén y Moisés Ojeda.
- Truncó sus estudios en la Univer.

"Mucho éxito este año, dejen lo malo atrás y venga lo bueno... sigan sus metas, que todos sus sueños los hagan realidad".
Rosa María Ojeda
Nuestra Belleza México 2006
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades