Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Sinaloa 2018: las posibilidades del PRI Ágora

Ronaldo González Valdés
24/01/2018 | 04:01 AM

@RonaldoGonVa

 

Como lo comenté en la primera entrega de esta serie, tratándose de elecciones concurrentes, la circunstancia nacional ejercerá un influjo significativo en el desenlace de los comicios locales de julio próximo. En primer lugar, el factor Trump, paradójicamente, puede jugar a favor de la coalición encabezada por el PRI. La complicada renegociación del TLC, el muro de la infamia y el desprecio explícito por todo lo que huela a mexicano, todas esas variables pueden conducir al fortalecimiento de una convicción de unidad nacional contra el enemigo externo. Depende, en buena medida, de la manera en que estos elementos se incorporen en el discurso de los candidatos. Por lo pronto, todo parece indicar que la declarada convocatoria a la concordia, al debate de altura y a evitar el encono, hecha por Meade en su recién estrenado spot, se orienta por ese rumbo: alentar un voto moderado, temperante y, de algún modo, conservador.

 

Adicionalmente, la historia del posible descarrilamiento de la candidatura de Meade, puede ser, en efecto, una muy bien pensada finta para concitar atención pública en torno a una figura que es “distinta” a la del político tradicional y, por lo tanto, es objeto de este tipo de ataques por sus contrincantes, esos “políticos duros” de dentro y de fuera. Hay aquí una narrativa en ciernes para fijar en la percepción social la imagen del ciudadano victimado por los políticos.

 

Además, este cuento apenas comienza. En algún momento de las campañas es previsible que se deje venir un aluvión panista hacia el candidato del PRI. Ese voto tradicional y conservador que, en principio, tendría que estar con Margarita Zavala, pero que de acuerdo con el curso de los acontecimientos, podría virar hacia José Antonio Meade. Esta es, a no dudarlo, una posibilidad latente y muy cierta. Llegado el caso, puede presumirse que ese voto no iría con Anaya, y difícilmente lo haría con AMLO.

 

En el ámbito local, lo que sigue para el PRI es la nominación de candidatos con posibilidades de triunfo. No personajes “incólumes”, como lo dijo con poca fortuna su dirigente estatal Carlos Gandarilla hace unos días, sino mujeres y hombres que tengan pueblo, que estén bien ubicados en el top of mind del conocimiento público y, muy particularmente, que sepan hacer trabajo de tierra, pues este seguirá siendo el piso clave de las campañas. Tengo para mí que, por lo menos para los priistas, así tendrá que ser, digo, si aspiran a acercarse a mantener lo que hoy tienen en ayuntamientos y diputaciones en Sinaloa.

 

Un buen ejemplo de nominaciones afortunadas, en este razonamiento, es el de Jesús Valdés en Culiacán. Con un candidato como él, el PRI prácticamente estaría garantizando el triunfo en un lugar tan importante como Culiacán, y se pondría, además, en condiciones de remolcar a sus compañeros de fórmula en las regidurías, a los propios candidatos a diputados en los distritos del centro de la entidad, y hasta de aportarle un plus a la votación por senadores y Presidente de la Republica. Controlar “fuegos amigos”, desbrozar el terreno para el trabajo de tierra, la proyección de unidad y la definición de una estrategia compartida y generadora de iniciativas comunes que le otorguen identidad a las campañas, de esto tendría que hacerse cargo de inmediato la coalición Todos por México, formada por PRI-PVEM y PANAL.

 

 

Proseguiré el próximo sábado con las fórmulas integradas por Morena-PT-PES, PAN-PRD-MC-PAS, y el caso de la postulación independiente a la senaduría, ya obtenida, de Manuel Clouthier.

También de este autor..

Oportunidades