Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Nuestros árboles en las ciudades Aldea 21

Vladimir Ramírez
02/07/2019 | 04:05 AM

vraldapa@gmail.com
@vraldapa



Una de las aspiraciones más sentidas para los habitantes de toda ciudad, que mantiene un crecimiento muy dinámico como Culiacán, ha sido la del mejoramiento de la calidad en los servicios que prestan los ayuntamientos como el acceso y disfrute de los espacios públicos, que contribuyen en gran medida a elevar los niveles de calidad de vida que compartimos y a propiciar el bienestar que la convivencia otorga a una comunidad.


En los municipios, uno de los temas que involucra el interés común de la población es la esperanza de buenos resultados en la administración del Gobierno municipal, sobre todo en sus servicios públicos y su desarrollo urbano. Sin embargo, uno de los fenómenos sociales que representa una gran complejidad para las autoridades locales ha sido el acelerado crecimiento poblacional y su relación con el medio ambiente, y la falta de visión y acciones que promuevan y garanticen un mayor equilibrio ecológico. 


En la búsqueda de sustentabilidad en las ciudades y su desarrollo urbano, las áreas verdes y especialmente la diversidad de árboles juegan un papel indispensable para la salud y disfrute del espacio público, de ahí que considerar el rol de los árboles en las ciudades se  ha tornado un asunto prioritario, aunque no lo parezca o no se perciba como tal. Los árboles ofrecen beneficios insustituibles como el control de la contaminación, regulan el clima, controlan la erosión y estabilizan los taludes, protegen las cuencas y cuerpos de agua, aportan plusvalía a las propiedades, generan paisaje donde es posible la convivencia, recreación y también porque ofrecen un aporte cultural y ecológico por su biodiversidad.


En las últimas décadas se han dado a conocer programas en los que se pondera la importancia de planear la plantación de árboles en el entorno urbano de las ciudades de acuerdo a criterios que atiendan la biodiversidad, la conservación de especies endémicas, los elementos simbólicos de cada especie de acuerdo a la historia e identidad de cada comunidad. En nuestro municipio es notoria la falta de continuidad en programas que atienden asuntos tan particulares e importantes como la salud ambiental de una ciudad, prestando especial atención al problema de la plantación, cuidado y conservación de los árboles; es lamentable el descuido de los árboles en gran parte de la ciudad, sobre todo en una gran cantidad de camellones en los que se observa la muerte de centenares de árboles por falta de atención tanto de las autoridades como de la ciudadanía. La ciudad enfrenta numerosas dificultades relacionadas con la aplicación efectiva y comprometida de una planeación que haga realidad proyectos diseñados para atender el desarrollo urbano y sus áreas verdes, entre ellas el asunto de los árboles debe ser un tema de prioridad para las autoridades municipales.


Aún y cuando se ha dado a conocer que en Culiacán se cuenta con apenas 5.16 metros cuadrados de áreas verdes por persona, en contraste con los 16 metros cuadrados que se recomiendan por la Organización Mundial de la Salud; tan sólo en el primer cuadro del Centro Histórico de Culiacán se puede verificar la pérdida de árboles que no han sido repuestos, de igual forma en cuadras enteras en diferentes colonias sin árboles,  pero también la ribera del río que continúa perdiendo gran cantidad de árboles y con ello gran parte de la fauna que de ellos depende.


Se conoce de organizaciones como Parques Alegres IAP que despliegan un trabajo de gestión comunitaria por los espacios verdes de la ciudad, que han conseguido importantes logros con la creación de alrededor de 600 comités de vecinos en diferentes colonias de la ciudad, y por otro lado el programa Espacios Verdes Apropiados del Jardín Botánico de Culiacán, tiene el objetivo de acercar a los jóvenes y habitantes en general a la recuperación de sus áreas verdes, con el fin de ayudar en la conservación de especies regionales y generar su vez, espacios recreativos donde la comunidad crea, convive y dialoga; aún así, el esfuerzo de organizaciones civiles requiere de un compromiso mucho más serio y responsable por parte del ayuntamiento de Culiacán, de un programa que atienda de manera puntual el cuidado de la biodiversidad que las diferentes especies de árboles endémicos representan, de su correcta ubicación según sus características, de su conservación y reposición en caso de que la población de árboles se encuentre disminuida.


Temas como el que hoy nos ocupa se mantienen en la cíclica y desafortunada disyuntiva de ser atendidos de manera eventual y en no pocas ocasiones ignorados por las autoridades. Este comportamiento ha sido el principal inconveniente debido a la falta de una política que garantice continuidad y actualización de programas que atiendan una agenda comprometida con los equilibrios que se requieren para el desarrollo urbano sustentable de la ciudad capital del estado de Sinaloa. Lidiar con la novatez y la ignorancia de nuevos servidores públicos cada tres años, es un costo que continúa siendo muy alto en nuestra democracia y un problema de nuestro tiempo que todavía no resolvemos como sociedad.


Hasta aquí mi opinión, lo espero en este espacio hasta el próximo martes 16 de julio. Les deseo felices vacaciones.

También de este autor..

Oportunidades