Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Expulsados EDITORIAL

Editorial
13/09/2019 | 04:02 AM

Aunque los incidentes son menores que hace apenas un par de años, la sierra de Sinaloa no deja de ser un foco peligroso para la seguridad de quienes habitan en las comunidades de los altos del Estado.

Los desplazamientos forzados, aunque en menor proporción que los registrados de 2017 o 2018, siguen registrándose en la entidad y hasta ahora, aún hay pendientes por atender las necesidades de quienes dejaron sus hogares en el pasado reciente.

Lo más reciente que se ha registrado ha sido El Rosario, otra vez, donde en Plomosas las familias debieron dejar sus viviendas ante la amenaza de grupos armados en la zona.

Según las versiones que se han dado, ha sido la incursión de grupos delictivos provenientes de Durango los que han estado amedrantando a los que viven en esa región.

Resguardados por elementos de Seguridad Municipal y Estatal, han sido trasladados a la cabecera municipal, a la espera de que las condiciones en la sierra mejoren.

Las autoridades tienen el pendiente, todavía, de que las familias que están asentadas en los poblados de la sierra de Sinaloa tengan garantizada la seguridad y la protección para poder desarrollar su vida de manera normal.

Tienen pendiente también, las autoridades, darle la atención y las condiciones para una vida normal, en la medida de lo posible, a los cientos de desplazados que dejaron sus comunidades tratando de hallar un espacio más seguro.

Y tienen, además, las autoridades, el pendiente de que la seguridad en Sinaloa sea plena y ofrezca condiciones de paz para todos. Aunque los índices delictivos muestren una disminución, sigue habiendo hechos delictivos que tienen un impacto en la comunidad no deja de ser una tarea por cumplir.

En Sinaloa, su población tiene derecho a desarrollar una vida en paz. El Gobierno, tiene la obligación de garantizarla.

El Gobierno de Quirino Ordaz Coppel, el del Presidente Andrés Manuel López Obrador y el del resto de las autoridades, no deben desentenderse de la sierra, de donde familias han sido expulsadas y aún mantienen la esperanza de regresar.

También de este autor..
15-10-2019

Oportunidades