Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Replantear el Fonden EDITORIAL

Editorial
20/09/2019 | 04:00 AM

En Sinaloa, septiembre y octubre son los meses en que con más frecuencia impactan las tormentas y los ciclones. Es cuando más problemas se registran por las lluvias y cuando también, hay más damnificados.

Sin embargo, aunque este problema ha sido cíclico, hasta ahora no ha habido ningún mecanismo que permita agilizar la disposición de recursos cuando son necesarios.

El año pasado, el Huracán Willa impactó en el norte de Nayarit y el sur de Sinaloa, principalmente en Escuinapa y Rosario. Hubo promesas de apoyar a la reconstrucción, de liberar fondos para reparar los daños ocasionados y permitir que la vida pudiera volver a la normalidad.

Los damnificados, muchos de ellos, quedaron a la espera. Todavía, en agosto, se habla de replantear los censos levantados por las afectaciones.

El Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, ha señalado la necesidad de que el Fondo Nacional de Desastres, el que se activa después de ocurrido algún fenómeno natural, como el impacto de los ciclones, tenga que replantearse.

Se tiene que replantear, expone, para resolver los problemas de fondo que afectan a la población durante el impacto de algún fenómeno hidrometeorológico, como llega a presentarse en Sinaloa.

Y uno de esos planteamientos es que haya recursos para ir resolviendo las deficiencias en infraestructura, que son los que han ocasionado muchos de los problemas para la población.

Como ocurrió en el norte de Nayarit, y como ha ocurrido en diferentes ocasiones en Sinaloa, las autoridades deben encontrar mecanismos más eficientes que permitan hacer llegar los recursos hacia las personas que se han visto afectadas.

De nada servirá tener caminos burocráticos que si bien permiten por lo menos tener un mayor control sobre el destino de los recursos, solo postergan la atención a las personas que la necesitan.

De nada sirve, hasta ahora, contar con fondos que no permiten dar la atención de la manera correcta y sobre todo, de la manera oportuna. Si se busca el cambio, uno de los que se debe abordar debe ser ese.

También de este autor..
15-10-2019

Oportunidades