Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Redistribuir los recursos EDITORIAL

Editorial
15/11/2019 | 04:04 AM

Viene el fin de año, tiempo en el que las administraciones públicas se alistan para cerrar sus cuentas y empiezan a planear el gasto que se realizará para el siguiente ejercicio fiscal y siempre ocurre lo mismo, en México: el dinero no alcanza, al menos para las administraciones estatales y municipales.

Y mucho se ha hablado desde hace años de lo injusto que resulta la distribución de los recursos federales hacia los estados y municipios. Las entidades federativas reciben mucho menos recursos que los que se asigna al Gobierno federal y los municipios mucho menos de los recursos que se les entrega a los estados.

Sin embargo, en los ajustes que se han hecho en los esquemas de distribución de participaciones, poco se ha hecho para mejorar las condiciones en que estados y municipios tienen para obtener recursos que les permitan hacer frente a los compromisos que enfrentan las administraciones.

Porque como ha ocurrido en otros años, en 2019 está repitiéndose la misma historia: administraciones locales en condiciones económicas difíciles para hacer frente a compromisos como las últimas quincenas del año, el pago a los proveedores, la cobertura de las prestaciones laborales y otros temas que deben de resolverse antes de que cierre el año.

En Sinaloa y en diferentes municipios ocurre lo mismo: los recursos que se administran como propios no alcanzan para satisfacer las necesidades de sus gobernantes y los fondos que se reciben de las participaciones tampoco permiten cubrir los compromisos adquiridos.

En tiempos en que el presupuesto debe revisarse, los legisladores federales qué bueno que sigan pensando en los programas de austeridad y cuidado del gasto público. Pero bueno también sería que, por el bien de sus representados, modifiquen los esquemas para garantizar más recursos para estados y municipios.

La Federación, es verdad, tiene un aparato burocrático muy amplio, acorde a sus responsabilidades nacionales. Pero estados y municipios tienen compromisos por cumplir y les urge que se redistribuyan los recursos.

También de este autor..
06-12-2019
03-12-2019
02-12-2019

Oportunidades