Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Comunicación fantasmal ÉTHOS

Rodolfo Díaz Fonseca
12/10/2019 | 04:03 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

 

Los avances tecnológicos -se repite hasta la saciedad- acercan a los ausentes y alejan de los presentes. Las nuevas herramientas permiten encontrar a personas con las que no se tenía comunicación hace tiempo; pero, si se usan mal, aíslan de los familiares y vecinos. Se puede mirar al ausente, pero ignorar a quien se tiene enfrente.

Hoy se cuenta con mejores medios para comunicarse, pero, ¿habrá mejorado la calidad y calidez de la comunicación? ¿Los saludos, abrazos y besos virtuales alimentarán con la misma eficacia que los reales?

Si Franz Kafka llamaba comunicación fantasmal a la que se realizaba por correspondencia, actualmente buscaría un término que reflejara con mayor intensidad lo fantasmales que se tornan las personas presentes:

“¡A quién se le ocurrió que la gente puede mantener relaciones por correspondencia! Uno puede pensar en una persona ausente y puede tocar a una persona presente; todo lo demás supera las fuerzas humanas. Pero escribir cartas significa desnudarse ante los fantasmas, cosa que ellos aguardan con avidez. Los besos escritos no llegan a destino, son bebidos por los fantasmas en el camino. Y esa abundante alimentación hace que los fantasmas se multipliquen en forma tan desmesurada. La humanidad lo percibe y lucha contra eso; para eliminar en lo posible todo lo fantasmal que se interpone entre los hombres y para lograr una comunicación natural, para recuperar la paz de las almas, ha inventado el ferrocarril, el automóvil, el aeroplano. Pero ya es tarde; es obvio que esos inventos han surgido en plena caída. La otra parte es mucho más serena y fuerte: después del correo inventó el telégrafo, el teléfono, la telegrafía sin hilo. Los fantasmas no morirán de hambre, pero nosotros sucumbiremos”, escribió.

¿Privilegio la comunicación fantasmal? ¿Fortalezco los lazos y vínculos con las personas presentes?

También de este autor..
18-11-2019
15-11-2019

Oportunidades