Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Campañas al descaro Editorial

Editorial
08/02/2018 | 04:03 AM

Este mensaje está dirigido a militantes del partido X”, se escucha por igual en spots de Antonio Meade, Ricardo Anaya o de Andrés Manuel López Obrador.

 

Pero si los mensajes están dirigidos a la militancia, ¿por qué los escuchamos todos? ¿Por qué se transmiten abiertamente?

 

La cultura política mexicana está fincada en hacer lo que se pueda hasta que se prohíba, independientemente si es irracional, ilógico o inmoral.

 

El discurso suele decir: “Si es legal, está permitido”.

 

Así es como hoy, sin estar en campaña electoral aún, los candidatos inundan con spots (pagados por nosotros, gratis para ellos) que supuestamente están dirigidos a los militantes de sus partidos, pero que se transmiten abiertamente para todo el público.

 

De acuerdo con Fernando Díaz Naranjo, en un artículo publicado por La Silla Rota, el Instituto Nacional Electoral tiene un registro de 14.5 millones de mexicanos con militancia en algún partido político.

 

Si consideramos que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dice que somos 119 millones 530 mil 753 mexicanos, tenemos que solamente el 12 por ciento de la población milita en algún partido político. En ese mercado deben circunscribirse las precampañas y no, como es hoy, campañas al descaro.

 

Otro absurdo. Las precampañas se inventaron para que, cuando haya dos o más aspirantes de un partido por alguna candidatura, éstos tengan tiempo de convencer a la militancia para que les brinden el apoyo y puedan convertirse así en los abanderados de su partido. Por eso usted escucha: “Este mensaje está dirigido a militantes del partido X”.

 

La única condición es que no deben hacer un llamado abierto para pedir el voto al electorado en general.

 

Pero hoy, ni con Meade, Anaya o AMLO es el caso. Ni con muchos otros que van por otros cargos.

 

Son “precandidatos” únicos elegidos con el poder del dedazo. No tienen ni competencia interna ni necesidad de convencer a nadie.

 

Así que todo es un engaño, una mentira, una bofetada a la inteligencia de la gente.

 

Esta es ya una campaña al descaro patrocinada con nuestro dinero.

 

 

Les pagamos, pues, para que nos vean la cara.

También de este autor..
17-08-2018
16-08-2018
15-08-2018
14-08-2018

Oportunidades