Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El reino de la esperanza Editorial

Editorial
16/04/2019 | 04:05 AM
Uno de los peores errores en política consiste en crear expectativas difíciles de cumplir, quizá el único momento en que se puede permitir un político la ligereza de prometer más allá de lo posible es en campaña, cuando se ofrece la esperanza a cambio de los votos.
Sin embargo, prometer cuando ya se está sentado en la silla del poder es muy peligroso, tan peligroso como la posibilidad de terminar con el apoyo de los votantes que te llevaron hasta el poder, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en un especialista en vender maravillas onerosas.
En campaña nos ofreció un México con una economía creciendo a un 4 por ciento anual, un País seguro, donde la violencia y la corrupción serían un mal recuerdo, un vestigio de los partidos políticos derrotados por el “tsunami” que barrió con todos los males que nos aquejaban.
Ni el País se pacifica, ni la corrupción ha desaparecido, pero los dos males son antiguos y las promesas se hicieron con el ánimo exaltado de la campaña, así que podemos esperar que cumplir con esas dos promesas le llevará algo de tiempo.
El problema es que sigue ofreciendo como si estuviera en campaña, como si peleara por el apoyo de un pueblo, como si la contienda electoral no se fuera a terminar nunca, cuando lo que queremos es que comience a solucionar problemas.
Ahora ha prometido un sistema de salud nacional al nivel de los países escandinavos, y le ha puesto fecha, en solo tres años, cuando todos sabemos que esos países llevan mil años construyéndose a sí mismos.
También prometió una institución que será como “Chucho El Roto”, aquel bandido que les quitaba a los ricos para dárselos a los pobres, una quimera con la que se enfrentaría la corrupción.

 

Señor Presidente, es hora de dejar de prometer y comenzar a construir.
También de este autor..
14-08-2019

Oportunidades