Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

¿Qué esperan? En Tribunales

David Cristóbal Álvarez Bernal
09/04/2019 | 04:00 AM
david@bufetealvarez.com
 
 
 
A razón de la entrada en vigor de la Ley del Sistema Anticorrupción del Estado de Sinaloa, fue necesario que los ayuntamientos modificaran sus reglamentos de gobierno para introducir la figura del Órgano Interno de Control dado que, esta oficina tomó las atribuciones que para tramitar los procedimientos por faltas administrativas y aplicar sanciones a los servidores y ex servidores públicos municipales, le correspondían antes al Síndico Procurador.
El nombramiento del titular del Órgano Interno de Control debe llevarse a cabo cumpliendo estrictamente con lo que señala la ley ya que, cualquier falla puede trascender gravemente en la validez de los procedimientos que instaure y en las sanciones que aplique.
En sesión de Cabildo del Ayuntamiento local del 12 de octubre de 2017, se acordó el nombramiento del actual titular del Órgano Interno de Control.
Por las múltiples denuncias de faltas administrativas que el Observatorio Ciudadano de Mazatlán ha presentado ante el Órgano Interno de Control, que debe tramitar los expedientes y aplicar las sanciones correspondientes, hemos estudiado cuidadosamente el nombramiento a que me refiero.
Nuestra conclusión es que dicho nombramiento es ilegal, por la sencilla razón de que la persona que fue nombrada como tal, no llenaba los requisitos que exigía el artículo 67 BIS D, fracciones III y IV del Reglamento de Gobierno del Ayuntamiento del municipio de Mazatlán, Sinaloa, vigente en la fecha de su nombramiento, que textualmente decía:
“Artículo 67 BIS D.- El titular del órgano interno de control deberá reunir los siguientes requisitos…
…III.- Contar al momento de su designación con una experiencia de al menos cinco años en el control, manejo o fiscalización de recursos y responsabilidades administrativas;
IV.- Contar al día de su designación, con antigüedad mínima de cinco años, con título profesional relacionado con las actividades a que se refiere la fracción anterior, expedido por autoridad o institución legalmente facultada para ello…”
El artículo citado fue reformado mediante Decreto Municipal 15, publicado el 24 de enero de 2018 en el Periódico Oficial “El Estado de Sinaloa”, para quedar como el artículo 155 Bis D, cuyas fracciones III y IV son de idéntica redacción al artículo 67 Bis D referido.
Ese nombramiento ilegal trae varias consecuencias jurídicas:
El primer lugar, los regidores que lo aprobaron incurrieron en faltas administrativas que deben ser denunciadas y sancionadas.
En segundo lugar, la Síndico Procuradora que hizo la propuesta, también incurrió en faltas administrativas y también debe ser sancionada.
En tercer lugar, el actual titular del Órgano Interno de Control está ejerciendo ilegalmente sus funciones y está incurriendo en faltas administrativas que igual deben sancionarse. 
Por último, el Presidente Municipal y el Secretario del Ayuntamiento en funciones están obligados a convocar de inmediato a una sesión de Cabildo en cuya orden del día se incluya la remoción del actual titular del Órgano Interno de Control y el nombramiento de uno nuevo, a propuesta de la actual Síndico Procuradora que es la única facultada legalmente para hacerlo.
Tenemos entendido que, actuando con responsabilidad y en cumplimiento a sus deberes y facultades, la Síndico Procuradora ya solicitó que se celebre la sesión de Cabildo a que me refiero para presentar su propuesta a fin de que se elija al nuevo titular del Órgano Interno de Control que sí cumpla con los requisitos que exige la ley.
Si los encargados de convocar a la sesión de Cabildo solicitada por la Síndico Procuradora no lo hacen de inmediato, incurrirán en responsabilidades administrativas.
Y si se convoca a la sesión de Cabildo correspondiente y los actuales regidores quieren “congelar” o “enredar” el nombramiento de un nuevo titular del Órgano Interno de Control que cumpla con los requisitos exigidos por la ley, no solo quedarán exhibidos como políticamente ineptos, negligentes o dolosos, sino que también incurrirán en responsabilidades administrativas. 

 

¿Qué esperan para convocar a la sesión de Cabildo y resolver inmediatamente este grave problema?
También de este autor..
07-05-2019

Oportunidades