Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El lenguaje de Dios Éthos

Rodolfo Díaz Fonseca
18/09/2019 | 04:03 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

 

La definición más precisa de Dios la proporcionó el apóstol San Juan: “Dios es amor” (1 Jn 4,8). Pero el amor no existe en abstracto, sino que debe comprobarse en la práctica con actos que lo demuestren fehacientemente: “No amemos de palabra ni con la lengua, sino con hechos y en verdad” (1 Jn 3,18).

El amor es más que la empatía, pues ésta consiste en ponerse en el lugar del otro para comprenderlo a cabalidad, pero el amor auténtico exige compasión, que significa compartir, solidarizarse y aliviar el dolor del prójimo.

Muchas veces pensamos que lo contrario del amor es el odio, pero en realidad es la indiferencia, pues ésta última anula por completo al otro, mientras que el odio potencia y refuerza su presencia corroyendo el interior de quien lo padece.

Por eso, el Papa Francisco insistió en que “la compasión es abrir el corazón y no cerrarse a la indiferencia”. La compasión, añadió, “no es un sentimiento de pena”, que se siente, por ejemplo, cuando se ve morir un perro por la calle: “pobrecito, qué pena”. Sino que es “implicarse en el problema de los demás, es jugarse la vida”.

El Pontífice añadió: “La compasión es también el lenguaje de Dios. No empieza, en la Biblia, con Jesús: fue Dios quien dijo a Moisés “he visto el dolor de mi pueblo” (Ex 3,7); es la compasión de Dios, que envía a Moisés a salvar al pueblo. Nuestro Dios es un Dios de compasión, y la compasión es - podemos decir - la debilidad de Dios, pero también su fuerza. Lo mejor que nos da a nosotros: porque fue la compasión la que le movió a enviarnos a su Hijo. Es un lenguaje de Dios, la compasión”.

¿Hablo, con hechos, el lenguaje de Dios?

También de este autor..
17-10-2019

Oportunidades