Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Juárez es... ¡Puro Sinaloa! Kratos

Juan Alfonso Mejía López
24/03/2019 | 04:06 AM
Para el gobierno de Quirino Ordaz Coppel, la educación es un asunto de oportunidades; para Benito Juárez, la mejor forma de moralizar a la República. El pasado nos trasciende cuando deja para el presente referentes claros que dan sentido a la vida pública. La escuela representa hoy, como ayer, el mejor dispositivo en la construcción de una sociedad más justa y equitativa para todos. Así se construyó una nación en el Siglo 19, y así se construye en pleno Siglo 21, ¡Puro Sinaloa!
 
El 21 de marzo, pero de hace 213 años, nació Benito Pablo Juárez García. Fue para mí un honor el ofrecer el discurso oficial, con la representación del Gobernador Quirino Ordaz Coppel, en la conmemoración del natalicio de uno de los mayores arquitectos de nuestra Nación. 
 
De Benito Juárez hay innumerables experiencias a destacar: 
La del joven egresado de la carrera de Derecho que llegó a convertirse en presidente de la Suprema Corte de la Nación. 
La del profesionista, profesor de la cátedra de Derecho que pronto se convertiría en hacedor de leyes como Diputado Local y Federal.
La del ciudadano que optó por la vida pública, iniciándose como regidor en su natal Oaxaca.
Y claro, la del estadista, que supo salvaguardar a la República en momentos donde otros apostaban por ver a México bajo el yugo de un imperio. 
 
Si las acciones definen a los hombres, Juárez fue uno de aquellos que supo responder con luz a la oscuridad de su tiempo. 
 
En tanto liberal y reformador, fue un firme creyente en la virtud del principio democrático al sentar las bases del federalismo, de la separación de poderes y la creación de instituciones al servicio de la Nación. 
 
Con la Constitución de 1857 se consagraron principios fundamentales como la libertad de pensamiento, de expresión, de asociación y de enseñanza. Se garantizaron la igualdad y la legalidad. Y en medio de la crisis, fue Juárez el mayor defensor de la Carta Magna y de sus instituciones. En sus palabras, “el bienestar y la prosperidad de la Nación sólo pueden conseguirse con un inviolable respeto a las leyes”.
 
Pero éste no es el Juárez sobre el que me permito llamar su atención, mi reflexión va en otro sentido. El día de hoy los convoco a repensar la historia de aquél niño que siempre se negó a permitir que su origen marcara su destino. 
 
Justo Sierra lo describe como ninguno: “Juárez no fue un genio, fue un ser humano dotado de voluntad y de un ilimitado poder de perseverancia”. 
 
En “apuntes para mis hijos”, quien después gobernaría esta Nación, hablaba de la repugnancia - así lo decía él mismo - que sentía al tener que “dejar la casa que había amparado su niñez y su orfandad. Era cruel la lucha que existía entre estos sentimientos y mi deseo de ir a otra sociedad nueva y desconocida para mí, para procurar mi educación. Sin embargo, mi deseo fue superior a mis sentimientos [...”]. Quería aprender.
 
El ejemplo de Juárez habla por sí mismo, 50, 100 o más de 200 años después. La educación es un derecho humano, no es un servicio; NO es equiparable a pagar la luz, es inalienable a toda persona por el sólo hecho de serlo, sin discriminación de clase social, genero, religión o cualquier otra categorización. 
 
La educación es, además, un derecho habilitante. Si tienes educación, entonces también está a tu alcance la igualdad, la equidad, la justicia y la prosperidad; negar este derecho o bien, estar imposibilitado de ejercerlo implica cancelar de raíz la posibilidad de una mejor calidad de vida. NO fue fortuito que fuera precisamente Benito Juárez quien creara la Secretaría de Instrucción Pública en 1867, como una forma de dar viabilidad a su visión garantista. 
 
Garantizar el derecho a aprender de la niñez y la juventud en Sinaloa es la instrucción que recibí del Gobernador Quirino Ordaz Coppel. Generar posibilidades para que cada vez más niñas, niños y jóvenes estén, aprendan y participen de su formación es la mejor forma de honrar la memoria del Benemérito de las Américas.
 
Hoy, de cada 100 niños sinaloenses en edad de cursar la primaria sólo 96 entran a primer grado; mientras 77 inician secundaria, sólo la terminan 70; 56 empiezan educación media superior y 24 terminan un grado universitario.
 
La edificación de una sociedad más justa y equitativa radica en recuperar a la escuela pública como un motor de transformación social, después de todo, para cientos de miles de familias sinaloenses se trata de la única oportunidad que tendrán sus hijos para una vida mejor. 
 
La escuela que queremos en Sinaloa es la de la experiencia juarista, porque se niega a aceptar la fatalidad de las asimetrías sociales entre nosotros como un hecho consumado e irremediable. 
 
Destaco dos políticas públicas que resultaran clave durante la presente administración para traducir esta aspiración en una realidad: primero, una orientada hacia la primera infancia, teniendo por objetivo reducir las brechas sociales que se generan en las escuelas antes de primero de primaria; segundo, otra centrada en aquellas necesidades que presentan nuestros jóvenes, por encima de las económicas, y que los conducen al abandono. Ambas políticas estarán destinadas a generar trayectorias escolares completas y exitosas.  
 
Finalmente, la herencia juarista descansa en el federalismo, esa arquitectura institucional que compagina reconocimiento y respeto a la diversidad en un marco jurídico dado. Una sola Nación conformada por múltiples regiones, en la que resalta la mezcla de matices a velocidades diferentes. Identidad propia y colaboración entre las partes, a partir de la franca diferencia. 
 
En este marco de civilidad y respeto irrestricto del federalismo, el Gobernador Quirino Ordaz Coppel ha mostrado su total apoyo al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Ejemplo de ello ha sido el respaldo sin condiciones a diversas iniciativas del Ejecutivo federal, como la Guardia Nacional y otros proyectos en los que el Gobernador no ha escatimado su respaldo. 
 
Por su parte, el Presidente López Obrador con sentido humano y tacto político ha sumado su liderazgo al lado del gobernador en proyectos tan relevantes para nuestro estado como la infraestructura hidráulica, urbana y carretera, la actividad turística y el impulso al deporte. Esta cordialidad se ha sentido en materia educativa con la aprobación por parte de la Secretaría de Educación federal para que la figura de Auxiliar Técnico Pedagógico sea reconocida en los concursos de promoción - lo que no se hizo durante cuatro años -, en beneficio de los docentes de Sinaloa. Ni qué decir del proyecto de las cien universidades que encabeza el Jefe del Estado mexicano y que llevan el nombre de Benito Juárez, con tres sedes en nuestro estado: Badiraguato, Cosalá y Guasave.
 
En palabras de nuestro propio Gobernador Quirino Ordaz, Sinaloa tiene un gran aliado en el Presidente López Obrador que garantiza estabilidad y prosperidad para nuestra gente. 
 
De acuerdo con Juárez, el federalismo sólo podría ser una realidad en México cuando se observara la ley y los ciudadanos estuvieran educados. En esta tierra, el Gobernador Ordaz Coppel ha hecho suyo el ideario juarista de la mano del Presidente López Obrador: en Sinaloa hay respeto al Estado de Derecho y la consciencia de la obligación del Estado de dar educación laica y gratuita para todos. Es el mejor homenaje que desde la tierra de los once ríos le brindamos los sinaloenses al Benemérito de las Américas. 
 
Porque Sinaloa se construye con hechos, a 213 años de conmemorar el natalicio de Benito Juárez, hoy es un gran día para decir: ¡Puro Sinaloa!
 
Que así sea. 
 

 

Twitter: @juanmejia_mzt
También de este autor..
11-08-2019
16-06-2019

Oportunidades