Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Cancelados LA VIDA DE ACUERDO A MÍ

Alessandra Santamaría López
07/05/2019 | 04:00 AM

alessandra_santamaria@hotmail.com

@Aless_SaLo

 

En la actualidad, una de las prácticas más comunes entre los millennials liberales, y sobre todo entre los que usan las redes sociales para gritar a los cuatro vientos su opinión, es “cancelar” a los personajes públicos que se equivocan gravemente.

 

Por ejemplo, este pasado fin de semana, el senador panista Javier Lozano Alarcón compartió en su perfil de twitter una imagen de una marcha realizada en la capital en 2008, contra los estragos que causaba la guerra contra el narcotráfico durante el sexenio de Felipe Calderón, y la atribuyó a la manifestación sucedida este domingo 5 de mayo, cuyo propósito era expresar descontento hacia la Presidencia de López Obrador.

 

La realidad presentada en su tuit no pudo estar más alejada de la realidad. En 2008, caminaron por las calles (también vestidos de blanco, y aparentemente también ciudadanos de clase media y clase media alta) más de 200 mil personas. En esta ocasión, solo lo hicieron alrededor de 16 mil. Si Lozano hubiese sido periodista, ya estaría “cancelado”. Su reputación ya no valdría prácticamente nada.

En 2002, Michael Finkel, un periodista para The New York Times, estaba pasando el peor momento de su vida. Acababa de ser despedido del diario por utilizar los testimonios de varios jóvenes africanos trabajando en condiciones infrahumanas para crear un solo protagonista, así salir en portada con una historia dramática y poderosa. Lo descubrieron, y en cuestión de días perdió todo lo que con tanto trabajo había logrado conseguir. Ya no era nadie.

 

Último ejemplo: también la semana pasada, uno de los cantantes de reggaetón más exitosos, J Balvin, publicó una fotografía y una serie de comentarios en defensa del cantantante estadounidense Chris Brown.

 

En caso de que no lo recuerden, hace 10 años, Chris Brown salió en las planas del mundo luego de golpear a su entonces novia, la cantante y diseñadora Rihanna, hasta dejar su rostro morado, hinchado y sangriento, acción que lo mandó a juicio.

J Balvin, antes considerado un aliado para el movimiento feminista latinoamericano, está “cancelado” en algunos círculos. 

¿Qué significa esto? Essencialmente, que a partir de ahora, está mal apoyarlo. Está mal escuchar su música, está mal asistir a sus conciertos, comprar su mercancía o seguirlo en redes sociales.

 

Somos humanos. Cometer errores es sencillo, pero cuando eres una persona conocida y tienes a miles o millones atentos a todo lo concierne a ti, todo lo que comentas, haces y crees es una declaración oficial.

 

Durante mucho tiempo, la sociedad ha tolerado el erróneo comportamiento de los poderosos que abusan de su mismo poder o que cometen errores sin esperar consecuencias, por eso veo como algo revolucionario el hecho que ahora podamos decir “ya no más”.

No tengo forma de saber si Lozano estaba consciente de que aquello que difundía era falso, pero si aún siendo político no sabía, cuando yo sí, que únicamente tenía cinco primaveras en el año en que ocurrió la marcha, me parece vergonzoso.

 

Y si tenía en cuenta que se trataba de otra manifestación, y buscaba manipular a sus más de 400 mil seguidores. Y lo que es peor, en lugar de disculparse en su perfil, y admitir que estaba en lo incorrecto, le siguieron a la fotografía decenas de comentarios burlándose de AMLO, sus seguidores, y los críticos de Lozano. ¿Qué dice esto sobre los políticos mexicanos, y sobre su orgullo e inmadurez? 

Tampoco me consta si J Balvin esperaba tal reacción de su antes cariñoso público, y en caso de que sí, creo que dice mucho de él y de la visión que tiene sobre la justicia y el abuso.

 

Algunos dirán que los tres hombres se equivocaron, pero está bien. No pasa nada, no merecen perderlo todo por un simple error, ¿No?

Desde mi punto de vista, depende. La mayoría del tiempo, este tipo de personas no aprende. Cegadas por su orgullo, se rehúsan a entender que no son seres perfectos, como tal vez crean. Yo no veo mal el cancelarlos.

También de este autor..
30-04-2019

Oportunidades