Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Limita de Itaje, enésima prueba Ira social frente a la saña militar OBSERVATORIO

Alejandro Sicairos
08/02/2018 | 04:00 AM

La Marina Armada de México le aportó la semana pasada elementos valiosos de juicio a los alegatos que realiza la Suprema Corte de Justicia de la Nación para resolver si es inconstitucional o no la Ley de Seguridad Interior. Con los hechos en La Limita de Itaje, municipio de Culiacán, se demuestra que Ejército y derechos humanos no se llevan del todo bien.

 

Se reforzó también la perspicacia ciudadana que da por hecho que el Ejército en tareas de seguridad pública es sinónimo de violación a las garantías individuales. El video difundido en redes sociales donde elementos de la Marina irrumpen en un salón de fiestas es otra evidencia del innecesario desplante de fuerza, intimidación y  poder.

 

El brote de indignación que provocó la videograbación difundida en las redes sociales colabora con la iracunda noción pública de que los militares atropellan en vez de imponer orden. En contrasentido, el alto mando castrense y el Gobierno Federal están dejando a la gente que se quede en el razonamiento del soldado hostil con los pacíficos.

 

La vocecilla del niño que alarmado pregunta qué va a pasar mientras la madre lo tranquiliza sería, en todo caso, lo preocupante del testimonio grabado la noche del 30 de enero, por comprometer la seguridad física y mental de decenas de personas presentes en el sitio del operativo.

 

Lo que develan las imágenes es la utilización de procedimientos que se alejan de los manuales militares para operativos contra sospechosos de delincuencia organizada.

 

Primero debió asegurarse el lugar, extraer a mujeres y niños, apartar a quienes no portaban armas, e ir selectivamente a la detención de sujetos de peligro.

 

El llanto histérico de mujeres y aquel "todo va a salir bien" que la mamá le ofrece al pequeño testigo, hablan de negligencia más que impericia de quienes llevaban a su cargo la incursión de los marinos a ese punto de La Limita de Itaje. A pesar del saldo trágico de cuatro muertos, por fortuna el enfrentamiento no sucedió dentro del local de eventos evitando una masacre mayor.

 

Al Ejército Mexicano le queda poco tiempo para tener al Presidente Enrique Peña Nieto como aliado de la ex cuartealamiento de las tropas. El primero de julio se conocerá al nuevo comandante supremo de las fuerzas armadas, grado que recae en el mandatario nacional en turno, sabiéndose cuál será la nueva estrategia para pacificar al país.

 

Pero mientras llega ese día, y en espera de que la Máxima Corte decida si paraliza o le da luz verde a la Ley de Seguridad Interior, se vuelve necesario que la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina logren que la población de bien se sienta beneficiada, en vez de víctima, de los operativos de sus tropas. Los sucesos del 2 de diciembre de 2017 en Junta del Muerto, municipio de Tamazula, y los del 30 de enero del año en curso en La Limita de Itaje, suburbio de Culiacán, muestran el estado de guerra que anula los derechos fundamentales de la población.

 

Y esto no se planeó así. La incursión del Ejército en tareas de seguridad pública fue por el rebasamiento que la delincuencia organizada hizo al Estado, debido a corporaciones policiacas que por servir al crimen dejaron desamparados a los ciudadanos. El objetivo, tenemos que recordarlo, nunca consistió en afectar los derechos constitucionales de los civiles que por nada deber, tampoco deberían temerle a las fuerzas castrenses.

 

Re-verso

 

Mamá: dime qué va a pasar,

Madre ¿por qué oigo esas balas?,

¿Los soldados los van a cuidar,

O son también personas malas?

 

Conociendo a Foullon

 

Se desconoce si el General de División André Georges Foullon Van Lissum, comandante de la Tercera Región Militar, está del lado de los generales que piensan que el Ejército debe volver a los cuarteles o de los militares de alto rango que están conformes con traerlos en las calles haciendo labores que corresponden a la Policía. Lo que sí se sabe es que ha advertido a sus soldados que serán castigados si se les demuestran abusos contra la población pacífica.

 

alexsicairos@hotmail.com

También de este autor..

Oportunidades