Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El monstruo que dejaron crecer en Mazatlán. Torres de departamentos, ¿negocio desleal? OBSERVATORIO

Alejandro Sicairos
17/09/2019 | 04:00 AM

alexsicairos@hotmail.com



El boom que registra la renta de casas y departamentos a turistas cuya capacidad económica les resta accesibilidad a la infraestructura hotelera, es la causa de que la proliferación en Mazatlán de conjuntos habitacionales verticales, que copan zonas destinadas a viviendas unifamiliares, haya llegado al Congreso del Estado como un problema social que requiere la intervención de las autoridades estatales y municipales.

Se trata de una actividad económica encubierta, la cual se parapeta detrás de la demanda de vivienda popular, pero en realidad va por el mercado de casas y departamentos en renta para visitantes del destino de playa. Y tan grande es el negocio que resulta imposible que pase desapercibido para el Gobierno, el que se hace de la vista gorda.

El 10 de septiembre, a propuesta de la Diputada Karla Montero Alatorre, la 63 Legislatura aprobó un punto de acuerdo que exhorta a la Síndico Procuradora de Mazatlán, Elsa Bojórquez, y al responsable del Órgano Interno de Control, Rafael Padilla Díaz, a iniciar la investigación sobre las denuncias de colonos sobre la autorización de la construcción de conjuntos departamentales en zonas sin compatibilidad con tales edificaciones.

Pero como siempre, Luis Guillermo Benítez Torres pareció haber desayunado gallo el día que recibió la notificación y apuntó acusador hacia su antecesor en el cargo, el priista Fernando Pucheta Sánchez, dando a entender que no leyó el punto de acuerdo que, inclusive, lo llevará a comparecer ante el Congreso para que desahogue todo lo que sabe. Ahí podrá, con pruebas en la mano, inculpar a quien quiera.

Lo que le pidió la Diputación Permanente a “El Químico” Benítez es que el Ayuntamiento a su cargo realice la correspondiente investigación y elabore el respectivo informe en respuesta a la queja formulada por mazatlecos de los sectores Sábalo Country, El Dorado, Gaviotas, Lomas de Mazatlán, El Toreo, Flamingos, Antiguo Aeropuerto, Palos Prietos, Los Pinos, Ferrocarrilera y Centro Histórico. A la mirada miope del Gobierno de Mazatlán le hacían falta los lentes tipo fondo de botella que le aportó la Diputada Montero para detectar algo que cualquier lugareño o foráneo descubre a simple vista.

Cuando menos se espera, donde menos se piensa y con la complicidad exprés que la gente supone, surgen torres de departamentos que asfixian a las casas y hacen temblar a las familias que de por sí padecen la falta de servicios públicos, como es el caso de agua potable y drenaje de calidad, para sus moradas ordinarias.Y aquí es donde todos comienzan el juego del tío Lolo: aquel que se hace tonto él solo. Nadie sabe, nadie supo por qué los capitales privados le están apostando a la vivienda vertical en zonas que no la soportan. ¿Les es muy difícil localizar la oferta de domicilios que vía Internet se pone a disposición del turismo en Mazatlán, que soporta en el visitante nacional gran parte del sostén de la industria sin chimeneas?

Existen al menos 20 plataformas en línea que ofrecen albergue a viajeros fuera de hoteles en Mazatlán. Liderado el mercado por Airbnb, el sitio informal tipo Uber que ofrece alojamiento en 65 mil ciudades de todo el mundo, desde la casa en el árbol hasta un departamento en zona exclusiva, cuyas operaciones se estiman en 40 mil millones de dólares al año, la renta de casas y apartamentos ha despertado la codicia de desarrolladores inmobiliarios de pequeña escala.

El negocio de tener varias casas y departamentos en destinos turísticos se expande en otras apps como Mercado Libre, Trovit, Vivanuncios, Icasas y Segundamano que van enfocadas al segmento turístico de bajo presupuesto, que con lo que paga una noche de hospedaje en habitación doble de un hotel de cinco estrellas le alcanza para rentar una casa o departamento durante toda una semana.

Por ejemplo, Airbnb tiene disponibles desde un condominio en el sector de Central Park, en Mazatlán, que lo ofrece por 950 pesos la noche para seis personas, o una casa con tres habitaciones en Playa Norte con vista al mar, para siete personas, a 800 pesos la noche. Un hotel de mediana calidad, de tres estrellas, cobraría a 4 mil pesos por noche para igual número de huéspedes. Es este monstruo inmobiliario el que escapa a la lupa vigilante del Congreso del Estado, del Alcalde de Mazatlán, e inclusive del mismo ex Presidente Municipal Fernando Pucheta. Se trata de la actividad donde particulares en su mayoría invierten los ahorros en construir casas o edificios para ofertarlos a los turistas, creciendo como ¿competencia desleal? para los consorcios y empresarios que se resisten a moderar el cobro de sus instalaciones turísticas.

 

Reverso

En Mazatlán no pasa nada,
este negocio es normal,
Solo es otra mascarada,
En la tierra del Carnaval.

 

Llorar a carcajadas

Debió provocarle cosquillas y muchísima risa al Alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, que solo algunas decenas de personas se manifestaran el domingo en protesta por el descuido en que tiene a la ciudad, que ya le costó la vida a una joven mujer durante las lluvias de la tarde del 5 de septiembre. Es que así somos en la ciudad de las eternas tragedias: salimos a gritar a pecho abierto que viva México mientras dentro de cada uno agoniza en silencio el mexicano que en un tiempo jamás toleró que le mataran ninguna lucha social.

También de este autor..

Oportunidades