Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

De regreso a clases y de regreso a las infecciones Opinión

Dr. Giordano Pérez Gaxiola
10/01/2018 | 04:00 AM

Se terminaron las vacaciones. Los niños volvieron a clases. Las escuelas, esforzándose por mantener un espacio seguro para los alumnos, limpiaron y desinfectaron a conciencia las aulas con la buena intención de que se enfermen menos. Algunas instituciones incluso compraron líquidos y aerosoles novedosos que prometen esterilizar las superficies. Y seguramente, no pasará ni una semana y a un niño le dará fiebre o tendrá un resfriado o una diarrea. 

No estoy siendo pesimista, sólo realista. Preparar las aulas está bien. No se necesita más que una limpiada “normal” y una desinfectada con simples detergentes o cloro en algunas superficies. No hay que gastar en elíxires mágicos que juran que los niños no se enfermarán porque en realidad somos nosotros (tanto niños como adultos) los que esparcimos los virus. 

Simplemente imaginemos que el primer día de clases un niño estornuda porque se contagió de algún bicho antes de entrar a clases, le salen mocos que cubren toda su boca, su barbilla, y llegan hasta el piso. El niño se los frota con vigor con su mano y se los embarra primero en los cachetes, luego en la ropa, y finalmente recrubre con ellos los materiales escolares que está utilizando. Inmediatamente, un segundo niño toma estos materiales, llevando el virus a sus manos y contagiándose. Y así sucesivamente.

Aparte de limpiar las aulas, un mayor enfoque se le debe dar al lavado de manos, frecuente y minucioso. Un par de revisiones sistemáticas demuestran cómo esta sencilla y barata estrategia disminuye el riesgo tanto de infecciones respiratorias (1) como de diarreas (2).

Ni modo, en este regreso a clases, aceptemos lo imposible que es prevenir al 100 por ciento las infecciones escolares. Mejor hagamos el esfuerzo por mantener y promover las tres mejores medidas para disminuirlas: la limpieza de las aulas con detergente y cloro, la vacunación y, tal vez la más importante, el lavado de manos. 

 

1. Jefferson T, Del Mar CB, Dooley L, Ferroni E, Al-Ansary 

También de este autor..

Oportunidades