Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Sueldos de privilegio Opinión

Joel Díaz Fonseca
02/03/2019 | 04:05 AM

jdiaz@noroeste.com

 

En marzo del año pasado el Coneval estableció en 99.51 pesos el costo diario de la canasta alimentaria. Una familia de cuatro miembros necesitaba, entonces, 11 mil 941 pesos mensuales para cubrir sus necesidades básicas.

 

Con un ingreso de dos salarios mínimos por cada uno de los jefes de familia (el mínimo era entonces de 88 pesos con 36 centavos) percibirían entre los dos 10 mil 600 pesos mensuales. Les faltarían mil 350 pesos para ubicarse dentro de la línea de bienestar calculada por el Coneval.

 

A partir del 1 de enero del presente año el salario mínimo es de 102 pesos con 68 centavos. Con esta base, hipotéticamente, ambos jefes de familia acumularían 12 mil 321 pesos con 60 centavos mensuales, apenas unos 400 pesos por encima de lo básico requerido según los estándares de marzo pasado.

 

El IMSS cuantifica en alrededor de 8 millones los trabajadores que ganan entre uno y dos salarios mínimos, por lo que estaríamos hablando de que dos jefes de familia ingresarían, juntos, entre 6 mil 160 y 12 mil 320 pesos al mes.

 

Quienes se encuentran en esa enorme franja de asalariados tienen que trabajar ocho horas diarias para medianamente subsistir. Vienen luego los que perciben entre dos y cinco salarios mínimos, y más arriba quienes ganan más de cinco y hasta mil 052 salarios mínimos, que es el tope presidencial.

 

Pero en el otro extremo de la mesa se encuentran algunas personas privilegiadas, que en un día perciben entre 120 y 150 veces más que una persona que tiene un ingreso de dos salarios mínimos, y solo por hacer y decir cosas banales en apenas cinco horas de trabajo al día.

 

La función de estas personas es mantener entretenidos, por no decir idiotizados, a quienes los ven todas las mañanas en la televisión. Por supuesto que si las televisoras les pagan esos sueldos es porque hay negocios dispuestos a anunciarse, ya que saben que hay cientos de miles de personas dispuestas a ver esos programas insulsos.

 

Los programas que captan mayor audiencia son Hoy, de Televisa; y Venga la alegría, de Azteca 7, digamos que en una proporción de 60-40, respectivamente. Los sueldos que pagan ambas televisoras a los conductores de esos programas van más o menos en los mismos parámetros.

 

Por el lado de la televisora del Ajusco se sabe que quien fue la conductora de Venga la alegría, Ingrid Coronado, percibía 600 mil pesos al mes, más otras comisiones por menciones publicitarias durante el programa. Ella era la mejor pagada en esa televisora.

 

Por lo que respecta a Televisa, se conocen los sueldos de cuando menos cuatro de los presentadores de Hoy.

 

Jorge ‘El Burro’ van Rankin dijo en una entrevista radiofónica que gana 4 mil pesos por cada emisión de Hoy, es decir, unos 80 mil pesos mensuales, sin contar lo que percibe por cápsulas publicitarias dentro del programa. Nadie le cree que esos números sean reales.

 

Hacia arriba le sigue Raúl Araiza, con un sueldo mensual de 430 mil pesos, más 5 mil pesos por cada mención publicitaria dentro de la emisión.

 

El tercer nivel en sueldos, hacia arriba, lo ocupa Andrea Legarreta, quien se dice que percibe un salario mensual de 850 mil pesos, aparte de los ingresos que obtiene como regalías por menciones publicitarias.

 

Y la que parte el pastel, Galilea Montijo, tiene, hasta donde se sabe, un salario mensual de un millón de pesos, además de los 20 mil pesos que recibe por los segmentos publicitarios.

 

Verdaderamente unos sueldazos, nomás por mantener entretenidos (¿distraídos?) a los televidentes.

 

Nadie olvida, por ejemplo, que conductores como Raúl Araiza, Andrea Legarreta, Galilea Montijo, y hasta entrenadores de futbol como Miguel “el Piojo” Herrera, promocionaron en la televisión y en las pantallas de cine a los candidatos del Partido Verde en los procesos electorales de 2012, 2015 y 2018, incluso pasando por alto las vedas electorales.

 

Hace tres años, en una emisión de Hoy, Andrea Legarreta comentó a Raúl Araiza, su compañero, que la abrupta depreciación del peso frente al dólar no afectaba a los mexicanos.

 

Diversos medios señalaron que aquella dijo en esa ocasión: “El que suba el dólar no afecta a los mexicanos, y sube por culpa de las economías de otros países que están mal, no es por culpa de nuestro gobierno”.

 

El año pasado, en entrevista con Milenio, Legarreta declaró que nunca dijo esa frase, pero terminó aceptando que los conductores simplemente comentan al aire lo que les escriben los guionistas. Por esos sueldos dicen al aire lo que les digan, así de sencillo.

También de este autor..

Oportunidades