Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El Centro Integralmente Planeado en Escuinapa, “el Cancún” de Sinaloa Opinión

Rafael Morgan Ríos
16/03/2019 | 04:00 AM
cp_rafaelmorgan@hotmail.com
 
Durante su última visita a Sinaloa, el Presidente López Obrador, opinando “de oídas”, como es su costumbre, calificó de transa el proyecto turístico urbano Centro Integralmente Planeado (CIP) Playa Espíritu, proyecto iniciado y promovido por el ex Presidente Felipe Calderón, considerando el éxito que han tenido otros CIP como Cancún, Ixtapa y Huatulco, mismos que han impactado muy favorablemente al turismo y al desarrollo regional en empleos, comercio y hotelería. El Presidente López Obrador ubicó este CIP en Mazatlán, cuando que está en Escuinapa y no es en Isla Espíritu, sino en Playa Espíritu, cercano a Teacapán; en este proyecto, Fonatur se encargaría de la infraestructura y luego vendería los terrenos a los hoteleros nacionales y extranjeros, así como a las organizaciones que venden casas y terrenos a extranjeros y nacionales que quieren contar con sus casas de descanso cercanas al mar.
El terreno está sólo parcialmente desarrollado, pues el ex Presidente Peña Nieto nunca aprobó suficientes recursos para avanzar lo necesario y lograr viabilidad para vender los lotes para hotelería y desarrollos urbanos.
El CIP en Escuinapa no se planeó precisamente para Mazatlán sino para impulsar el Sur del Estado, Rosario, Concordia y Escuinapa, además de los municipios del norte de Nayarit: Acaponeta, Tecuala, etc., pues toda esa región sólo cuenta con la pesca, la siembra de mango y chile y algo de ganadería, con lo cual tienen siglos con un bajo desarrollo frente al centro y norte de Sinaloa, que cuenta con la pujante agricultura de riego, la pesca y los servicios o con el centro y la costa de Nayarit con su urbanismo y su desarrollo turístico.
Ayudaría también a la zona turística de Mazatlán, pues se preveía que con la carretera Mazatlán-Durango, habría, como la hay, una gran afluencia de turismo nacional del centro norte del país que saturaría a la estructura actual de hoteles, restaurantes y, sobre todo, a los deficientes servicios de agua, drenaje y viabilidad, por lo que el CIP complementaría y ampliaría el desarrollo turístico del puerto y del Estado.
Para un Centro Integralmente Planeado se requiere un terreno suficiente y ad-hoc, con posibilidades sobradas de agua y viabilidad, así como facilidades para los servicios y creación de empleos, por eso se pensó en la presa Santa María, no sólo para proporcionar agua al CIP, sino también a Rosario y Escuinapa, así como obras de infraestructura hidráulica para aprovechar la zona agrícola de la costa; igualmente aprovechar la nueva carretera Durango-Mazatlán y las autopistas del norte y sur, algunas ya terminadas y otras en proceso; también incluía obras en el Río de las Cañas y algún desarrollo portuario en Teacapán.
Fonatur decidió ese lugar, en Escuinapa, cercano a Teacapán, por las siguientes bondades:
- Un terreno de más de 2400 hectáreas, en una zona plana en general.
- Un solo dueño, que era el ex Gobernador Antonio Toledo Corro.
- No había ningún conflicto ejidal, ni con comuneros u otros pequeños propietarios.
- No existen lugares arqueológicos, excepto una pequeña parte en el cerro de Las Cabras que quedaría como área verde.
- El terreno tiene 12 kilómetros de playa, con arena blanca y fina.
- Una playa ideal para niños y bañistas pues tiene de 20 a 30 metros de poca “hondura” y con un oleaje suave.
- Además, el terreno no tiene problemas de mangle u otras especies protegidas, pues el ex Gobernador Toledo Corro, durante su mandato, se preocupó de eliminarlos para su casa de playa y su propia marina que llegaba hasta su casa.
- Finalmente el terreno prácticamente plano facilita los servicios públicos de agua, drenaje y viabilidades.
El impacto económico para el Sur de Sinaloa y el Norte de Nayarit puede ser formidable; el mismo Mazatlán, que tiene sus propios atractivos, se puede complementar pues podría haber intercambio de visitantes y los hoteles y restaurantes podrían abrir sucursales en Playa Espíritu. Actualmente Mazatlán tiene serios problemas para dar un buen servicio a los turistas que llenan casi al 100 por ciento las instalaciones, con lo cual desalientan a los visitantes a regresar a un lugar en el que cobran bien pero no atienden bien.
Todo lo anterior demuestra que se requiere que gobernantes y empresarios tengan una visión de futuro para toda la región y no sólo para un lugar en particular.
También de este autor..
18-05-2019

Oportunidades