Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La próxima crisis en las economías global y nacional Opinión

Rafael Morgan Ríos
30/03/2019 | 04:05 AM

cp_rafaelmorgan@hotmail.com

 

De nueva cuenta, después de poco más de 10 años, se presentan ominosas señales de una desaceleración que tiende a una recesión en la economía global, con elementos negativos como los que provocaron la recesión de 2008 que también afectó a la economía de México, por cierto, muy bien sorteada por el gobierno del ex Presidente Felipe Calderón pues, con excepción de la caída de 5.5 por ciento negativo en 2009, para el año 2010 ya estaba la economía nacional en números positivos, en momentos en que el propio Estados Unidos navegaba con índices negativos y Europa tardaría años en reponerse. Esta recesión mundial fue factor decisivo para que el Producto Interno Bruto del sexenio fuera menor al 2 por ciento.

 

Se están presentando señales a nivel internacional que pueden indicar los primeros síntomas de una desaceleración. Además del aspecto cíclico sobre una recesión cada 10 o 12 años, se pueden mencionar otros factores negativos: 

 

1. Los economistas están muy atentos al movimiento de las tasas en los rendimientos de los bonos del tesoro de Estados Unidos. Se supone que las tasas a más de 10 años deben ser mayores que las que se obtengan en el corto plazo. Los rendimientos a 10 años cayeron debajo de cero, lo que no se veía desde 2007, antes del desplome de la economía norteamericana en 2008. Se supone que las inversiones a largo plazo deben ganar más que las de corto plazo.

 

2. El sector manufacturero de Estados Unidos, Alemania y Japón reporta en marzo una disminución en su comportamiento provocando que en Alemania la tasa de rendimiento en las inversiones a 10 años cayeran, por debajo de cero.

 

3. No se observan acuerdos significativos en las negociaciones entre China y Estados Unidos, con lo que sigue latente el riesgo de una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Además, la economía China reportó un bajo crecimiento en su PIB de 6.4 por ciento en 2018.

 

4. El Reino Unido no ha alcanzado los acuerdos necesarios para lograr una salida ordenada de la Unión Europea.

 

5. Casi todos los organismos internacionales, OCDE, FMI, Banco Mundial, etc., han estado ajustando a la baja los índices de crecimiento tanto de Estados Unidos, como los de la economía global.

 

6. Los bancos centrales de la Unión Europea, de Estados Unidos, Japón e Inglaterra, han detenido los aumentos a las tasas de interés interbancarias ante los síntomas de una desaceleración.

 

En México la situación es similar, independientemente de decisiones inquietantes del nuevo régimen, hay elementos que también están mandando señales de una crisis en gestación en la economía:

 

1. La salud de la economía nacional depende de la salud de la economía de Pemex y de la CFE. Los ajustes a la baja en las calificaciones de la deuda de ambas paraestatales han afectado la apreciación de la economía del país; las respuestas sólo indican lo de “hacer hoyos” en los ingresos federales para “tapar hoyos” en Pemex y ahora se habla de utilizar los fondos de reserva; se trata de ordeñar el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, debilitando así un seguro frente al riesgo de una caída en los ingresos públicos, que ya empieza a darse.

 

2. Tanto Pemex como la CFE tienen viabilidad si se acepta la inversión privada en la extracción de crudo, con lo cual se lograría que los empresarios paguen, en primer lugar su derecho a participar, como ya lo han hecho quienes ganaron las licitaciones, además de pagar por cada barril que se extraiga. Igualmente la CFE tendría que autorizar nuevo contratos de generación de energía limpia, sin necesidad de invertir fuertes sumas de recursos, como era el caso de los proyectos cancelados de transmisión de alta tensión para Oaxaca y Baja California Sur por 3 mil 300 millones de dólares.

 

3. La increíble decisión de eliminar el impuesto para promoción del turismo y la eliminación del Consejo Nacional de Turismo, está impactando a un sector que estaba en franco crecimiento y que ahora está en riesgo.

 

4. En fin, a reserva de comentar posteriormente otros puntos como: la caída en la inversión física, la fuga de capitales extranjeros, el que se esté captando menos inversión extranjera directa y un nuevo tratado con Estados Unidos que sigue en suspenso, también en México estaríamos en riesgo de una desaceleración o de una recesión, si no se toman las medidas anticíclicas necesarias.

También de este autor..
03-08-2019
27-07-2019

Oportunidades