Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Evidencias Opinión

Lorenzo Q. Terán
24/04/2019 | 04:04 AM
lqteran@yahoo.com.mx
 
El conocimiento histórico permite hacer predicciones factibles, visualizar el futuro, siempre y cuando los especialistas en el análisis de los problemas sociales observen los hechos y sus tendencias con objetividad: cuestión de no perder la brújula de los acontecimientos políticos, tomando en cuenta la etapa histórica que se vive.
 
Existen factores que se van acoplando en un rumbo preciso, cuya factualidad debe observarse con detenimiento y darles seguimiento puntual en el universo de los distintos factores que intervienen en el debate político y configuran el panorama nacional.
 
En una época de cambios, con un gobierno que busca atender la agenda nacional, el progreso a menudo se enfrenta con obstáculos difíciles de saltar. Es común que algunos analistas, nostálgicos del pasado, magnifiquen mucho más de lo que realmente significan esos pequeños tropiezos, perdidos en el universo que se persigue para lograr los fines.
 
Lo más burdo de estos comunicólogos es que siempre están presagiando el fracaso de un programa de gobierno progresista; siempre destacan los pequeños errores que en el camino se cometen; nunca reconocen los avances sustantivos que se vienen realizando con frecuencia; ellos jamás reconocen los aciertos, critican y allí se estacionan, desde esa base desarrollan su actitud crítica contra todo y a favor de nada; no encuentran nada rescatable o lo omiten abiertamente para seguir con su rollo, subjetivo por las cuatro esquinas.
 
Su estrategia no la cambian, por más evidencias del cambio que a diario se dan. Mientras el pueblo está recibiendo señales claras que le permiten ver con objetividad que el cambio marcha indetenible, en su consecución del bien de la sociedad, a los nostálgicos del chayote no les queda otra que rumiar su fracaso en sus predicciones retardatarias que cada vez tienen menos futuro.
 
El tiempo va a dar la razón a los que creen en el cambio y tienen certeza de su viabilidad objetiva, el discurso de la cuarta transformación va a establecer hitos en muchos aspectos del país; no va a dejar margen para no apreciar las tangibles realidades que perfilan una sociedad democrática, más abierta e igualitaria, en el solar nacional. Esta marcha hacia el cambio, repetimos, cuenta con una aprobación multánime por parte de la ciudadanía, que es la base de sustentación del gobierno popular que en la actualidad dirige los destinos de la patria. El pueblo pedía con urgencia el cambio que se viene implementando.
 
Lo anterior no pueden regatearlo los partidarios del pasado. Vivían en una jauja interminable de privilegios, mientras se venían negando oportunidades a los trabajadores y clases medias del país, hundidos a lo más mínimo por su precaria situación.  Había sectores sociales mayoritarios que sobrevivían en condiciones paupérrimas; hoy esos sectores empiezan a ver otra realidad nacional en muchos aspectos, seguros que conforme avance la cuarta transformación mejorarán rubros tan esenciales como educación, salud, seguridad y empleo, dando frutos satisfactorios, cada vez mayores y en mayor medida, a los de abajo; eso los ciudadanos lo ven muy claro y seguros están que marchan a un mejor bienestar social, que cambie por completo sus condiciones de vida.
 
Los sectores que en el próximo pasado eran ignorados y desconocidas sus necesidades, hoy son atendidos como se merecen por su gobierno, que se identifica con sus apremiantes necesidades de empleo y salud, forjar una vida digna con su familia, que no sean relegados en los centros de estudio del país. Una tarea primordial del actual gobierno es abatir radicalmente la falta de espacios en las aulas de educación media superior, que los jóvenes con deseos de estudiar no se frustren por falta de espacios en las aulas universitarias.
 
Los críticos seguirán con su actitud en la que solo ellos se la creen; pero la sociedad ve las cosas de manera distinta: lo que se viene proponiendo desde el poder político da lugar a una percepción optimista de la realidad mexicana actual; hoy el pueblo sabe que las cosas se empiezan a enderezar en este país y que en el futuro cercano su agenda va a obtener respuesta, en eso confía la sociedad.
 

 

México está viviendo una importante etapa de su historia, llena de buenas nuevas para sus habitantes que aman a su patria.
También de este autor..
05-06-2019
29-05-2019
25-05-2019
18-05-2019

Oportunidades