Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Pírrica Opinión

Lorenzo Q. Terán
18/05/2019 | 04:00 AM

lqteran@yahoo.com.mx   

 

Apareció la ultraderecha marchando, desesperada por los efectos de las reformas de la cuarta transformación que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Les molesta se atiendan las necesidades de los desposeídos y que los privilegios, que venían gozando las élites con abundancia y dispendio, se les acabó. Confiamos en la ecuanimidad del Gobierno, en no caer en las provocaciones de quienes tienen una cola muy larga: se percibe a leguas, por las formas y la actuación de los promotores, que buscan fines aviesos.

    

Están toreando al león los caceroleros. En los cinco meses que lleva al frente del gobierno López Obrador, con hechos el Presidente ha demostrado su entereza en buscar el bienestar de los mexicanos, de todos los niveles, sin distingos. Su política da certeza de imparcialidad, su única preferencia son los pobres, y eso lo enfatiza con mucha contundencia, para que lo escuche todo mundo, pero en general mantiene una actitud serena de atención a todos los estratos sociales.

 

En este País, la derecha presume su atraso al recurrir una y otra vez a sus prácticas retrógradas, que la sociedad mexicana conoce muy bien, pues a lo largo de la historia el conservadurismo ha sido fiel en mantener una actitud en contra de los intereses de las mayorías sociales; por lo visto, no asimilan los reveses, muestra hoy la misma tozudez trasnochada que ha mantenido durante todos los procesos de cambio progresista que han tenido lugar en México.

 

Hay una desesperación manifiesta en la actitud de la derecha. Con su pírrica manifestación del día 5 del presente mes, quedó de manifiesto su indignación con las reformas y cambios que viene operando el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Están muy molestos porque se han dado cuenta que los cambios van en serio y la lucha por erradicar la corrupción va a fondo. Por lo visto eso llena de indignación a la derecha, que quisiera que en el País no se moviera un pétalo de una rosa, para mantener sus intereses intocables, que todo se mantenga como en el pasado, mientras las masas populares sufrían lo increíble.

 

En el pasado reciente, la derecha estaba de plácemes con la política económica neoliberal, que los colmaba de privilegios a raudales, pero ese tiempo se acabó; lo que sigue es la cuarta transformación, que va a cambiar el rostro de la Nación, al final del sexenio los mexicanos van A respirar nuevos aires, de libertad y justicia, sin eufemismo, todo con apego estricto al estado de derecho.

 

La derecha con su actitud prepotente demuestra intolerancia y su negación al cambio. Ellos se creían amos y señores del País y gobernaban sólo para las élites, sin transparencia y cada vez más con una terrible corrupción. Ese status, tienen que reconocerlo, se terminó y lo que viene es un país donde se respete la voluntad de las mayorías ciudadana. Se terminaron las imposiciones políticas, como bien se ha dicho: al margen de la ley y el derecho nada, la democracia como garante de lo político debe prevalecer en todos los órdenes, no hay otro camino. 

 

Es de enorme importancia para el país el programa de transformaciones que ha puesto en marcha el Presidente Andrés Manuel López Obrador, como para distraerse en los actos de protesta de la derecha, que durante el sexenio del cambio van a persistir: nada de lo que realice el gobierno les va a gustar y jamás lo van a aceptar como positivo; todo lo van a desdeñar, con una actitud retrógrada a ultranza; son los oscurantistas de todos los tiempos: desde la Inquisición hasta el presente mantienen sus dogmas inamovibles. 

La cuarta transformación es la alternativa ante todos los dolores que viene padeciendo la sociedad en general. El pueblo cuenta con esa herramienta para operar los cambios que acaben con rezagos y taxativas que en la actualidad oprimen a los pobres en el territorio nacional;  esa alternativa está completamente planeada y estudiada para que funcione sin contra tiempo.

 

Mientras, los ciudadanos están prestos a apoyar y participar en los cambios, que perfilen un México más democrático y justo, con arrestos de una decisión inquebrantable, pocas veces se ha visto en acción por parte del pueblo mexicano. 

También de este autor..
18-09-2019
11-09-2019
04-09-2019
28-08-2019
21-08-2019

Oportunidades