Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La bandera educativa Opinión

Jesús Rojas Rivera
07/06/2019 | 04:09 AM
jesusrojasriver@gmail.com

Los diputados del PRI presentaron ocho propuestas legislativas, iniciativas para “mejorar” las condiciones de la educación en Sinaloa. De regulares a buenas, articuladas en una agenda que denota la visión de un coordinador que tiene claro su rol. En el PRI, al menos, se preocupan por mantener activos y vigentes sus roles legislativos. 

Al evento llegaron rectores, ex rectores, titulares de instituciones de educación media superior, poco a poco se llenó el foro, vistoso, una luz después de la paliza que les acomodaron el domingo pasado. El PRI en Sinaloa, al menos tiene diputados que hacen el esfuerzo para salvar la poquita dignidad que le queda a la nave.

Hablaron de educación gratuita y universal desde el nivel preescolar, de prohibir los celulares en las escuelas y generar mejores condiciones de accesibilidad en bibliotecas para personas discapacitadas. Propusieron una inteligente modalidad de “portabilidad” de matrícula a nivel de bachillerato, para que sea más fácil revalidar materias y evita la deserción de los preparatorianos que ronda por el 30 por ciento.

Se expuso sobre la construcción de un modelo educativo de la mano con el desarrollo regional, desaparecer la Comisión Estatal para la Planeación Educativa y crear sobre sus polvos el Consejo Sinaloense para Promover el Compromiso Regional, en un esfuerzo por enfocar la educación superior a las potencialidades de cada una de las regiones del estado. Cosa que el CODESIN tiene diciendo desde hace varios sexenios. 

El evento fue bueno, pero se notaron las ausencias. No fue y se evidenció el desaire del Secretario de Educación en Sinaloa, Juan Alfonso Mejía. Ni él, ni representante, el mensaje era claro, los legisladores se fueron por la libre, no hubo representante del Gobernador facultado para ello.

La bandera de la educación no es estandarte que quepa en dos manos. Y no lo es porque tampoco estuvieron presentes las autoridades de la Universidad Autónoma de Sinaloa, siendo que, en la lista de propuestas se contempla la irreductibilidad del presupuesto para la educación superior. La eterna lucha universitaria por mantener los recursos públicos más allá de los caprichos políticos, la presentaba el PRI y las autoridades de la UAS, ni sus luces. Me queda claro que la causa educativa en Sinaloa es patrimonialista, es bandera de caudillos que no saben compartir ni esfuerzos, ni victorias. 

Juan Alfonso está haciendo un gran trabajo, no para, va de norte a sur. El proyecto “1ro de primaria es muy tarde” es ambicioso pero oportuno, plantea una realidad que muchos gobiernos han querido desestimar, los primeros cinco años de educación y formación son la etapa más importante para el alumno, llegar a la primaria con múltiples carencias genera condiciones de desigualdad que son muy difíciles de revertir en el futuro.

Y lo interesante es que el gobierno de Quirino, no lo abordó únicamente desde el tema educativo, sino también desde el DIF, involucrando a las familias, a la comunidad escolar y a todos los que forman parte del verdadero proceso educativo. Es muy gratificante ver que, por fin, alguien desde el gobierno entiende que la educación no es, únicamente, asunto de maestros y alumnos. 

 


La educación en Sinaloa tiene grandes aliados y al mismo tiempo los peores enemigos. El presidente de la Comisión de Educación en el Senado Rubén Rocha Moya es sinaloense, comenzó a tirar dardos envenenados a las autoridades de la UAS. Meses después, en una sorpresiva respuesta Cuén lo destapa como candidato a gobernador, aprontada declaración de alianza entre Morena, el PAS y las llamadas “Redes Progresistas” partido de Elba Esther que tiene sus esperanzas puestas en Sinaloa. No es casualidad que la “educación” sea el punto de convergencia en la agenda de los que buscan la sucesión de Quirino. Luego le seguimos...
También de este autor..

Oportunidades