Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

¿Será el fin de la 4T? Opinión

Cuauhtémoc Celaya Corella
16/06/2019 | 04:07 AM

A medida que se hace el recuento de los daños que produjo el susto que causó al gobierno y a la economía mexicana la ocurrencia de Trump, de castigar a México con la imposición de aranceles, me pregunto Inge, si con eso, la vida de la 4T llegó a su fin. Porque al ver las reacciones con que se contestó el anuncio, me parece que pone al descubierto lo endebles que son los argumentos mexicanos para frenar, sin ceder, una turbulencia que pudo haberse manejado de una manera directa, es decir el Presidente frente al otro Presidente.
No fue así. Los negociadores negociaron, y pareciera ser que al hacerlo, se salió perdiendo. No te diré si el desplazar 6 mil elementos en una frontera de 965 kilómetros con Guatemala, sea sellarla para evitar que ingresen migrantes indocumentados y con ello tranquilizar el ego del gobernante gringo en campaña, ni tampoco comprometerse a darles vivienda, salud, alimentación y comida, sean puntos favorables, obvio no, eso hará que lo que se pensaba invertir presupuestalmente, tengan que desviarse recursos que, ya se le niegan a las actividades culturales, de educación, de salud, y de otros renglones que, hubieran tenido como destino los pobres, aquellos que se convirtieron en el slogan de una morena campaña: Primero los pobres.
Una mano abierta en lugar de un puño cerrado fue la respuesta a unos metros de la línea fronteriza, en Tijuana, que leyó en su discurso el Presidente. Frase que le debe haber producido cosquillas al que despacha por la avenida Pensilvania en Washington, pues comprueba lo endeble del gobierno de México para defenderse, y la falta de retórica de altura política para, por lo menos, inquietarle.
Si el fin justifica los medios, como lo escribiera el teórico en teoría política, Maquiavelo, se puede creer que lo que prometió el Canciller y lo que dejó de prometer, cumplieron el objetivo. ¿Pero en verdad, tenía Trump intenciones de aplicar un arancel, o simplemente utilizó la artimaña para medir al gobierno de México y conseguir lo que había prometido a sus electores en su primera campaña, crear un muro, y sin necesidad de inversión alguna?
¿Qué opinas Inge? He seguido la huella por los noticieros de lo que declara el Canciller y el propio Presidente, y en la voz de los dos, no se escucha el eco del triunfo, ni el sentimiento de haber hecho lo correcto. Y no pueden sentirlo ni expresarlo porque no existen ambos, y sí, les queda la preocupación de saber que la amenaza no desapareció. Fue guardada por un período, tal vez máximo 90 días, y volverá a blandirse como espada para batir al enemigo.
Aunque con Trump, que el propio AMLO se autoengaña cuando lo llama amigo, puede revirarse en cualquier momento la amenaza y volver a poner nerviosos a los mercados, al peso, a la bolsa y desde luego de nuevo al gobierno.
Otra cosa queda al descubierto. A AMLO no se le da la interrelación contra interlocutores que con mayor viveza mental y visión global, pudiera encarar para enfrentar alguna defensa de argumentos que con razón, le dieran ventaja para la defensa de intereses nacionales. Por eso, viajará poco, se entrevistará con más pocos y les dirá no a los eventos internacionales o multinacionales.
Será esto Inge, una gran desventaja para su administración y lo que pudo haber sido la 4T, como lo anunció en campaña y lo vino haciendo durante 6 meses al frente del Poder Ejecutivo.
Así entonces, dentro de 45 días, la República deberá rendir cuentas al imperio de los resultados que se hayan obtenido al poner en marcha las promesas hechas hace días en la capital estadounidense. Vergonzoso.
Nos presentan eso como una colaboración de ambos países. Falso, Estados Unidos de América sólo retiró la amenaza, pero no la desapareció, y en cambio México se comprometió a ser el muro fronterizo en la frontera sur, y desde luego el muro en la frontera norte. Ahora sí, el candidato Trump le dirá a su pueblo, México no es problema, y lo mejor para ellos, contribuye y contribuirá sin costo alguno, a poner en paz, en materia migratoria, el patio trasero del país de las barras y estrellas. Vergonzante.
Y hasta ahí duró la fuerza de Morena, de la 4T, hasta ahí se corta la promesa de hacer de México un país diferente. Claro que seguirá hacia adentro, AMLO, a través de discursos mañaneros enviando información que manipula, atacará a quien no piense como él, insistirá en sus ocurrencias e inversiones, continuará viendo por el retrovisor y encontrando en su miopía política a los culpables de todo lo que no pueda modificar, el cochinero, pues, y verá sin aceptar, que no pudo ser lo que dijo que sería, porque ante la primera turbulencia, el ganso no halló que hacer.
Queda pendiente Inge, comentarios sobre lo que sucedió el día 2 de julio. Los partidos que dijeron que habían muerto, mostraron signos de recuperación.

celayacorella@hotmail.com
También de este autor..

Oportunidades