Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

De recortes a recortes Opinión

Francisco Ortiz Pinchetti
29/06/2019 | 04:00 AM

@fopinchetti

 

La Secretaría de Hacienda parece presumir como un logro notable el que durante los primeros cuatro meses del año se haya reducido en 517 millones de pesos el gasto de 25 institutos y hospitales del Sector Salud. A la aberración infame se suma la estulticia.

En un país de enormes carencias sanitarias y nutricionales no es posible festinar el recorte de recursos a instituciones particularmente importantes como son los Institutos especializados de Nutrición, Cancerología, Pediatría, Cardiología, Pediatría, Neurología, Enfermedades Respiratorias, entre otros.

 

Resulta todavía más inconcebible la reducción drástica de recursos a esas y otras instituciones de salud, cuando el propio Gobierno que los ejecuta considera que “los Institutos Nacionales de Salud (INS) son un conjunto de instituciones cuyo ámbito de acción comprende todo el territorio nacional y tienen como objetivo principal la investigación científica en el campo de la salud, la formación y capacitación de recursos humanos calificados y la prestación de servicios de atención médica de alta especialidad”.

 

En estas tres áreas, agrega la página oficial de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, “los Institutos han destacado y han marcado la pauta de la atención a la salud, de la producción científica y de la calidad académica, no sólo en México sino en toda América Latina”.

Y recuerda que la fundación de cada uno los INS fue resultado del esfuerzo de muy distinguidos médicos mexicanos, cada uno en su campo de especialidad, quienes promovieron la formación de grupos de trabajo que fueron creciendo hasta alcanzar eventualmente la posibilidad de institucionalizar su esfuerzo.

 

Asume asimismo que “la fundación del Hospital Infantil de México ‘Federico Gómez’, primero de los actuales Institutos Nacionales de Salud, marcó el inicio de la modernidad del sistema de salud en México. La creación del Instituto Nacional de Medicina Genómica, el de más reciente origen, determinó la inserción de la medicina mexicana en la vanguardia mundial de la investigación científica”.

 

Por la SHCP nos enteramos ahora que en el moche de recursos destacan las reducciones de gasto del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, con una caída de 144 millones de pesos, y los Institutos Nacionales de Pediatría y Rehabilitación, con 78 millones menos cada uno; en los tres casos la caída de gasto es de 13 por ciento real. Si en términos generales puede aplaudirse una política de austeridad que ponga fin a los abusos y derroches en diversas áreas gubernamentales, habría que tener bien claro que no es lo mismo terminar con los despilfarros en las secretarías de Comunicaciones, de Economía o de Trabajo, por ejemplo, o en las cámaras de Diputados y Senadores, que en áreas tan sensibles e indispensables como es el Sector Salud. Suprimir gastos en comidas, automóviles o teléfonos celulares no es lo mismo que cancelar posibilidades de investigación científica y atención médica. Hay de recortes a recortes.

 

Dudo que alguien pueda justificar a cabalidad el quitar dinero a instituciones que cumplen una labor sencillamente vital para la población mexicana para destinar ese dinero a las dádivas presidenciales que le aseguren apoyos y votos para el futuro.

 

Conozco con cierta cercanía el caso del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y “Salvador Zubirán”, como es su actual denominación. Tuve con él, particularmente con el área de Nutrición encabezada por el doctor Héctor Bourges Rodríguez, una relación profesional como periodista. Fue mi “fuente” super calificada para muy numerosas y valiosas informaciones relacionadas con su área. El nivel de excelencia alcanzado por el Instituto es sencillamente incuestionable. Su prestigio tiene un respaldo internacional a nivel mundial.

 

Tengo por otro lado el testimonio de un pariente muy querido y muy cercano, entrañable, que ha sido paciente del Instituto durante más de 40 años. Le debe la vida a Nutrición, para resumirlo en una frase. Y ahora me describe desconsolado el desastre causado en los últimos meses por el desabasto y la penuria, resultado de los recortes criminales del actual Gobierno: no hay médicos suficientes para la atención de los pacientes, escasean medicamentos y material quirúrgico y de curación, como vendas o algodón; hay áreas hospitalarias completas que han tenido que cerrarse y una ampliación del área de quirófanos de alta tecnología recientemente construida está detenida. Se reducen consultas, operaciones, tratamientos.

 

Por supuesto, como en otras instituciones del Sector Salud, la invaluable labor de Investigación que el Instituto ha realizado por décadas y que han aportado avances muy significativos tanto en el campo de la nutrición humana, particularmente la infantil, como en el del tratamiento de enfermedades inherentes a ese campo, se ha visto igualmente afectada. Infame también.

 

Pese a la hecatombe presupuestaria, el personal mantiene su proverbial actitud afable y dedicada, amorosa, que ha marcado la naturaleza de esa institución fundada por el insigne doctor Zubirán en 1946, de la que con razón se siente orgulloso. Médicos y enfermeras hacen esfuerzos denodados por suplir carencias y limitaciones sin cuento, pero inevitablemente ocurre un deterioro en la calidad de la atención y en las posibilidades de salvar vidas. Actualmente no pueden realizarse programas tan importantes y pioneros como el de trasplante de páncreas, que por primera vez estaba por arrancar en México y que podría significar la sobrevivencia para millares de diabéticos en el futuro.

Tuvo que suspenderse.

 

Como advierte a raíz de los recortes presupuestales en el Sector en nuestro país el especialista Eduardo González Pier, asociado del Centro de Desarrollo Global en Washington, las restricciones de gasto en salud tienen efectos inmediatos para la población, graves. Sencillamente no se vale. O por decirlo sin eufemismos, son chingaderas. Válgame.

También de este autor..
05-10-2019
28-09-2019
07-09-2019

Oportunidades