Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Moneda de una cara Opinión

Cuauhtémoc Celaya Corella
30/06/2019 | 04:12 AM

¿Qué tanto le interesará al Presidente nuestro cumplir al cien y más allá los compromisos –porque son más que acuerdos– adquiridos con Trump, Inge? ¿Qué hubo que no se nos dijo, pero que se irá descubriendo con las conductas que vayan realizando desde la cancillería en favor de Centroamérica? Porque en política sólo se dice lo que se tiene que decir, y se miente cuando se esconde lo que no quiere que se sepa.
Dijo el Canciller al firmar un acuerdo con El Salvador, que México y El Salvador le estaban demostrando al mundo como se debe de trabajar en materia de migración, que se crearían empleos en la nación centroamericana y en México, al invertir México millones de pesos de dinero público en aquel lugar. Sí Inge, dinero de impuestos mexicanos se invertirán en algo, no dicen contar con un programa productivo, con el único fin de parar la migración para que el gobierno de EU esté tranquilo.
Si hubiera chance de opinar a mano alzada el nombre de ese programa, propusiera llamarlo: Para dormir al león. Porque para el gobierno nuestro, le suenan bien los elogios del quien un día ataca a los mexicanos y otro también, salvo, cuando se alinea el gobierno a sus deseos. Y el Canciller, parece empleado al servicio de la burocracia estadounidense.
Así que con una rapidez y sin agenda previa, el Presidente salvadoreño vino a México a entrevistarse con AMLO y echar a andar el proyecto “sembrando vidas”, que es una extensión del plan del gobierno de la 4T para el sureste, y que consiste en sembrar árboles maderables. Suena bien el proyecto, al cual, dicen, se sumará España con la intención de donar fondos, al igual de los estadounidenses, y a lo mejor otras naciones.
Todos, hasta la ONU, dice que apoya, pero los primeros dineros fueron 30 millones de dólares de un fondo de 100, que se destinaba para ese plan en México.
Así que el Presidente Bukele, vino, vio y se llevó 30 millones de dólares, que son en pesos algo así como entre 570 y 585 millones. Ahí es donde está la moneda de una cara porque no enseña la otra. Y la juegan bien el Canciller y el Presidente, y no hay quien proteste, ni quien diga nada. No se sabe que ganará México con frenar la migración, porque desaparecerla, es imposible, mientras los gobiernos de aquellos países no tengan un plan de desarrollo que ofrezca empleo y genere estabilidad, y no detenga al crimen organizado e invierta en educar a su población joven con oportunidades de desarrollo. Como sucede aquí, en donde la migración nuestra tiene similares perfiles.
Pero volviendo al tema Inge, ¿qué pudiera hacer el gobierno de la austeridad republicana con esa millonada de pesos, en salud, educación y mejoría en empleo para los mexicanos? Los que le aplauden al gobierno me dijeran, ni se notaría para las necesidades de la población, los que no están de acuerdo con muchas decisiones que ha tomado AMLO, dirán, pues así se las gasta el caudillo, y más vale acostumbrarnos porque ahora querrá ser el salvador de Centroamérica, y los nueve gobernadores priistas contestarán con el mexicanísimo, ni modo, ya se perdió ese dinero.
¿Qué seguirá en la película? ¿Otros 30 millones para Guatemala y otros 30 para Honduras? Y con ello encabezar el rescate de estos tres estados de Centroamérica? Y si ese es el camino, Nicaragua querrá participar. Y ya encarrerados en ese tren que va con rumbo al sur, nada falta para que el gobierno de AMLO aparezca en Venezuela. Con ello, Bolívar cabalgaría hacia el norte.
Mientras juegan con estas monedas de una sola cara, los temas centrales estarán descuidados y se seguirá ahondando la problemática de millones de mexicanos, quienes han visto cortados sus apoyos económicos, mientras los distraen con temas colaterales como el del matrimonio igualitario, los apoyos directos, los enfrentamientos con universidades públicas, y con tantos temas de distracción nacional que en verdad, para quienes los sufren son verdaderos problemas sin ayuda oficial, como los de las rastreadoras y los grupos de la sociedad civil, huérfanos de atención pública.
La economía muestra signos preocupantes, y aunque él tiene otros datos, ya expresó hace quince días que es posible que este año no se alcance el 2 como crecimiento, y que los que dicen que se crecerá menos, tienen razón. Y poco a poco irá entendiendo que con la realidad económica, los arrebatos y los deseos presidenciales no pueden imponerse.
Y en unos meses más, inge, dirá que las calificadoras no están tan erradas.
Y otro tema que debe incomodarle son los encontronazos que ya son visibles dentro de su gabinete. Al menos están tres en boga: La Secretaria de Gobernación la va perdiendo contra el Canciller, el Jefe de la Oficina de la Presidencia, la va perdiendo contra el Secretario de Hacienda, y el director general de Pemex, ha perdido todas contra la Secretaria de Energía.
Esto se llama divisionismo interno. A ver dónde para.

celayacorella@hotmail.com
También de este autor..
24-11-2019

Oportunidades