Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Los laberintos Opinión

Rafael Morgan Ríos
27/07/2019 | 04:00 AM

En la sociedad, el gobierno y la economía de México, pareciera que cada vez hay más confusión y enredos, a tal grado que simultáneamente se acumulan problemas a los que, por lo menos en el corto plazo, no se les ve solución o si hay varias formas de solucionarlos, ninguna de ellas convence a los actores sociales y al gobierno, pues todas ellas conducen a callejones sin salida, precisamente como si se estuviera en un laberinto.

Según el diccionario, un laberinto es “una cosa confusa y enredada”; un “lugar en el que es difícil orientarse y encontrar la salida”. Esta es la situación en la que se encuentra la sociedad mexicana y sus liderazgos ante las diferentes crisis que se han presentado:
El Laberinto de la Inseguridad y la Violencia:
La delincuencia tiene muchos años organizándose en México y penetrando en las dependencias del gobierno, inclusive en las estructuras policiacas y jurisdiccionales; el narcotráfico encontró lugares para producir, mercados para vender, personal dispuesto a correr los riesgos por ganancias mejores que en cualquier otro empleo legal, con enormes recursos y armas que fácilmente obtienen con las que asesinan indiscriminadamente. Los homicidios dolosos que ya empezaban a disminuir en 2012 y 2013, repuntaron en los años siguientes llegando en 2018 a una cifra sin precedente con más de 30 mil homicidios, pero el primer semestre de 2019 ha resultado ser el más violento desde que se lleva registro, con más de 17 mil homicidios y feminicidios. A lo anterior se agregan cifras cada vez mayores en secuestros, extorsiones, violaciones, robos, asaltos, etc. Este es el laberinto, procuremos seguirlo:
1. A través de la ruta del dinero hay callejones bloqueados: el secreto bancario; la falta de vigilancia y control de las cuentas bancarias, la falta de equipo técnico y personal del SAT para vigilar los millones de transacciones locales e internacionales en los bancos; la entrada de dólares en efectivo; los envíos de recursos disfrazados de remesas; los negocios de los narcos a través de los cuales lavan dinero; las casas, coches y yates adquiridos por personas que no tienen esos ingresos y que no se sabe quiénes son, etc. Por aquí no parece ser ruta de salida.
2. El camino que se está iniciando, a través de la Guardia Nacional integrada por soldados y marinos, nuevos reclutas y algunos de la Policía Federal, todo ello con una pobre coordinación con las policías locales, con la falta de cooperación de gobernadores y presidentes municipales y ante autoridades compradas por los delincuentes. Por otro lado, no se cuenta con sistemas de inteligencia que permitan saber quiénes y cuántos son los delincuentes, no hay seguimiento de las drogas ni de las armas y Estados Unidos nunca ha cooperado en el trasiego de armas, dinero y drogas. Pero lo más grave es la cantidad de encomiendas que le asignaron a la Guardia Nacional, desde vigilar y bloquear las fronteras norte y sur, migrantes en camino y albergues; escoltar trenes, barcos y camiones; cuidar los miles de kilómetros de ductos de Pemex, atender el robo de combustibles y con órdenes de no atacar ni disparar. Por aquí tampoco hay salida. Tal vez el lector encuentre otras salidas.
El Laberinto de la Migración:
Al declarar el Presidente López Obrador fronteras abiertas para los centroamericanos, invadieron al país miles de migrantes, por lo que el Presidente Trump amenazó a México con aranceles a las importaciones provenientes de este país, lo que obligó a levantar un “muro de guardias” en la frontera sur, pero, aunque se detuvo en gran medida el flujo de personas, siguen cruzando el río Suchiate pues no se cuenta con suficientes guardias para cuidar toda la frontera, o sea, este camino de bloquear la frontera sur no es muy efectivo; en la frontera norte, Trump ya no sigue su tan cacareado muro, ya no lo necesita, México lo está haciendo con guardias y soldados, en miles de kilómetros que ni los estadounidenses han podido cubrir.
Otro camino es aceptar ser “tercer país seguro”, recibir a los que están devolviendo del norte y a los que logran pasar por el sur, albergarlos, atenderlos, alimentarlos y darles trabajo, cuando en México tenemos 4 millones de desempleados y millones más en la economía informal y exigir a Estados Unidos que aporte recursos a los países de Centroamérica; estos apoyos ya se han tenido en otras ocasiones, sin resultado práctico. La salida final es enfrentar a Trump y apoyarse en organismos internacionales, con efectos desastrosos para nuestra economía. Se buscan otras salidas.
cp_rafaelmorgan@hotmail.com

También de este autor..

Oportunidades