Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La mitad del camino de Quirino Opinión

Ernesto Hernández Norzagaray
28/07/2019 | 04:00 AM

Hay un dicho popular que reza contundente “cuando el dinero falta, el amor sale por la ventana” y eso podría sucederle a medio camino, al Gobierno alegre y entusiasta de Quirino Ordaz Coppel, quien por su dinamismo podría explicarse estar en los primeros lugares del ranking de percepción positiva de los 32 gobernadores del país. 

Y es que, en los últimos días, semanas, se ha hecho público que su gobierno ha tenido que ir nuevamente al endeudamiento de corto plazo, primero uno de 1 000 y el más reciente de 500 millones de pesos, y esto pudiera ser un problema de liquidez que puede complicar la operación del gobierno en el segundo tramo de su gestión de 4 años y diez meses.
Mejor todavía, si ha venido acompañado con una reducción de décimas en el PIB durante el primer trimestre de 2019 y cuando es de los estados con los peores salarios del país, un problema crónico que indica que el gobierno “Puro Sinaloa” poco o nada ha hecho por mejorar el estándar de ingresos personales de los sinaloenses. Y eso, cómo se maneje, es una contribución a la pobreza simple y llanamente de cientos de miles de familias. Y, está claro que la pobreza, reduce la capacidad de consumo de personas que tienen problemas para satisfacer los mínimos de bienestar.
No menos grave, es el problema de violencia que mantiene sus “niveles de normalidad” en los grandes centros de población, y su epicentro sangriento se habría movido hacia regiones serranas provocando un agravamiento de los desplazamientos forzados. Cómo se sabe la llamada “fiebre del oro” que se vive en la sierra del municipio de Rosario hace que la permanencia y el acceso a esta región sea una verdadera odisea incluso para las fuerzas de seguridad del estado y la federación. Estas han sido incapaces de reestablecer los mínimos de tranquilidad para que la gente permanezca o regrese a sus comunidades y a las labores tradicionales en la vasta serranía. Y menos, cuando, la prensa registra que está región es un cementerio de fosas clandestinas que ha reclamado la presencia de Alejandro Encinas, el subsecretario de Gobernación.
Por si fuera poco, hay una contracción del gasto federal que, cómo se sabe, mira con lupa los recursos asignados a los estados por la federación. Y eso habrá de ser la constante sobre todo por las expectativas de crecimiento que se tienen para este año y la sombría perspectiva del 2020, que hasta ahora se ha compensado medianamente con el endeudamiento y la capacidad recaudadora del gobierno.
Sin embargo, está visto que es insuficiente y algunas dependencias ya muestran -y estamos a la mitad del año- problemas de liquidez para su operación. Ahí están los acreedores del Instituto de Cultura que reclaman el pago de adeudos vencidos y eso podría anunciar sequía en la actividad cultural del estado que lamentablemente ha sucumbido a favor de los grandes y costosos espectáculos comerciales.
Afortunadamente en el periodo de “vacas gordas” el gobierno tuvo 14 mil millones de pesos y ha hecho una gran obra pública en los 18 municipios y están en operación obras mayores de infraestructura hidráulica, cómo lo revela la excelente entrevista que hace José Alfredo Beltrán al gobernador, donde el gobernador presenta a un estado con un nivel de crecimiento del 4% que habría que cotejarlo en un contexto de contracción del gasto público federal y la reducción del PIB para saber si realmente tenemos una economía en bonanza.
El modelo económico de Quirino Ordaz esta sustentado en la inversión en obra pública, mejores vialidades, presas, hospitales, centros de rehabilitación, estadios, ornato, porque de esa manera hay una activación de economías de escala que generen liquidez durante el tiempo que dura la obra. Este modelo circular y efímero con la contracción del gasto público está mostrando su debilidad, su ausencia de perspectiva social, ya que se reduce en la misma proporción del circulante.
Según la Codesin, con información de la Secretaría de Economía federal, “en el primer trimestre del año 2019 el total de Inversión Extranjera Directa (IED) que captó Sinaloa fue de 140.2 millones de dólares (MDD), 0.3 MDD más que en el primer trimestre del año 2018 que fue de 139.95 MDD, esto representó un aumento de 0.18%, en tanto la nacional se redujo en un 19.63%... De los 140.2 millones de dólares que representó la IED en Sinaloa en el primer trimestre del año 2019, las actividades que más aportaron son: Industrias manufactureras aportó 67.4 MDD, el 48.1%; Servicios Financieros y de Seguros 36.5 MDD, el 26.1% y Comercio 27.8 MDD, el 19.8%”.
O sea, tenemos un balance positivo en comparación con lo existente en el ámbito federal que no ofrece buenas perspectivas, pero, y sólo con el ánimo de llamar la atención, habría que observar que las inversiones en un estado que sigue teniendo un alto componente primario y terciario, que representan sectores con un fuerte jalón en demanda de mano de obra, la inversión en ellas no se refleja en los porcentajes arriba señalados.
El gobernador en la referida entrevista señala que en Mazatlán hay un boom de las inversiones en el sector turístico y eso es cierto, pero tiene un alto componente en torres de departamentos de lujo y eso está generando problemas con los servicios municipales. Ahí están como muestras notorias las protestas de los vecinos que ven activamente que esas construcciones no obedecen a un desarrollo planeado porque simple y sencillamente la infraestructura no resiste nuevos demandantes de servicios públicos.
Y les asiste la razón, los hechos están a la vista con sus fluidos y aromas, cómo lo delata las lluvias leves de esta semana que rápidamente colapsaron zonas enteras de la ciudad y antes la salida del ex director de planeación que se fue señalando que renunciaba porque se le presionaba a autorizar permisos de construcción sin cumplir con los requisitos de ley.
En definitiva, el trabajo del gobernador que recorre incesantemente el estado ha traído buenos frutos en la imagen de Sinaloa, una de ellas es que la marca estado no esté hoy ligada al narcotráfico, cómo sucedió durante los últimos sexenios.
Eso nos ha sacado de los primeros lugares de los estados con la mayor incidencia de homicidios dolosos per cápita y eso según su dicho, se debe a las inversiones públicas en la base militar de El Sauz, y no a que haya un pacto secreto, cómo sea es un respiro que puede animar las inversiones.
Ahora, el desafío de lo que resta de su gobierno -27 meses- debería poner en el centro de su estrategia los rezagos sociales que lamentablemente el entrevistador no puso sobre la mesa siendo el motor de la máxima irreductible “cuando el dinero falta, el amor sale por la ventana”...

También de este autor..

Oportunidades