Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El buen juez... Puerto Viejo

Guillermo Osuna Hi
07/04/2019 | 04:05 AM
Los plazos fiscales son muy claros en cuanto al establecimiento de fechas fatales para que los ciudadanos cumplamos con nuestras diversas obligaciones de contribuir para el financiamiento del gasto público, con el propósito teórico de que el gobierno en sus distintos niveles,  se encarguen de garantizarnos obras y acciones que apuntalen el bienestar social, lo cual, es solamente una meta aspiracional ya que estamos muy, pero muy lejos, de recibir en correspondencia a nuestras contribuciones, servicios de alta calidad.
 
Pero los vencimientos de pago asentados por el legislador como obligación para los ciudadanos, son una más de las muchas omisiones en las que incurren las autoridades, y con ello, fomentan nuestro desapego a los ordenamientos legales. Nos alejan del sentido del deber. 
 
Año tras año, tanto el estado como el municipio, realizan campañas para recuperar impuestos y derechos omitidos por los contribuyentes, ofreciendo una serie de descuentos y cancelaciones de recargos, multas y gastos de ejecución y cobranza.
 
Todo ello, constituye un premio para los morosos, quienes voltean hacia los cumplidos haciéndoles señas y guiños burlescos.
 
Dentro de dichas campañas de recuperación de adeudos, el recaudador anuncia con bombo y platillo la reducción de recargos, multas y gastos inherentes a estas últimas, y justo aquí, se constituye una ilegalidad por parte de la autoridad, ya que esta comete un atraco al patrimonio de los omisos, al presentarles cuentas que no corresponden a la realidad, pues incluyen multas y gastos, sin notificar previamente el incumplimiento de pago y por lo tanto no hay obligación de cubrir dichos conceptos. 
 
Es decir, que en Sinaloa, tanto el gobierno estatal como el municipal, por lo menos el de Mazatlán, están cometiendo un desvergonzado robo a los contribuyentes morosos, que si bien es cierto merecen la sanción, la autoridad no cumple con el debido proceso para dicho caso.
 
Metiéndonos al farragoso terreno normativo fiscal, hay que decirle a las autoridades que cometen la cobranza ilícita, que el artículo 41 del Código Fiscal de la Federación establece para la autoridad la obligación de requerir en pago a los morosos y en esa línea, el 47 del Código Fiscal del Estado de Sinaloa, dice que : “... Cuando el contribuyente pague en forma espontánea las contribuciones omitidas, el importe de los recargos no excederá de los causados durante un año. Se entiende que hay pago espontáneo cuando la omisión no sea descubierta por las autoridades fiscales ni medie requerimiento, visita, excitativa o cualquiera otra gestión efectuada por las mismas, que tenga su origen en la obligación fiscal incumplida”.
 
Y justo aquí viene el engaño de parte del recaudador, ya que ellos alegan que el sistema de cómputo descubre la omisión de pago y en automático, emite la multa y los gastos ligados a ella. Pero ¿y el requerimiento correspondiente? y a ello agrego, que aún sin existir la petición de cumplimiento en el pago, se atreven a cobrar gastos de una notificación inexistente.
 
Y no solo eso, como el cobrador considera que la espontaneidad en el pago se pierde a partir de que el contribuyente atiende una invitación pública, el monto de los recargos exceden el importe de una anualidad, tal y como se lee en el numeral citado anteriormente.
 
Se supone que las entidades públicas están en un proceso de limpieza profunda de corrupción y así lo demuestran, por ejemplo, la modernización de las oficinas de recaudación estatal de Sinaloa y la no recepción de pago directo en efectivo de contribuciones y servicios por parte de los contribuyentes, sin embargo, todo se va al retacado cesto de buenas intenciones, con acciones como el ilegal cobro de multas y gastos sin que se siga el procedimiento señalado por la normatividad fiscal. 
 
El buen juez por su casa empieza y si realmente están convencidos de desterrar las prácticas corruptas dentro del sistema de gobierno, ya es tiempo de que los gobiernos locales se dejen de atracos y engañifas para recuperar las carteras vencidas. ¡Buen día!
 
osunahi@hotmail.com 
También de este autor..
18-08-2019
11-08-2019
04-08-2019

Oportunidades