Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Alcaldes de Morena, enemigos de la 4T. No pasan la evaluación de los cien días Observatorio

Alejandro Sicairos
12/02/2019 | 04:00 AM
Evaluados en función del número de ciudadanos que gobiernan, los Alcaldes del Movimiento Regeneración Nacional le están regresando en bandeja de plata el control político de los municipios a los otros partidos que se frotan las manos por la caída de las expectativas de la llamada Cuarta Transformación. Qué más contramorenismo que el desastroso Jesús Estrada en Culiacán; el trastornado Manuel Guillermo Chapman en Ahome y el cuerdiflojismo de Luis Guillermo Benítez en Mazatlán. 
 
Tres meses y diez días son pocos para echar a perder en Sinaloa el proyecto político que enarbola el Presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, Estrada Ferreiro y Billy Chapman les hacen la mejor campaña a los opositores para que sin esfuerzo alguno retomen las posiciones políticas perdidas en las votaciones del primero de julio de 2018.
 
Los presidentes municipales de Ahome y Culiacán, zonas que concentran la mitad del padrón electoral estatal, llevan más disparates que días en el poder, al creer que los ciudadanos se volcaron a las casillas confiando en las capacidades de ellos. Ni el tiempo transcurrido les ha servido para entender y agradecer el impulso de AMLO, a quien le están fallando en la implementación de políticas públicas para los ciudadanos.
 
Estrada Ferreiro posee el mejor inventario de dislates y tiene en contra a miles de culiacanenses que desean acabe la pesadilla municipal. Ha logrado la unidad de la población pero en contra de él con desatinos como el caos en el pago del impuesto predial, la acometida arbitraria contra el Instituto Municipal de Planeación, el descuido de los servicios públicos y el retiro de becas que el Ayuntamiento otorgaba a 7 mil niños de primaria y secundaria.
 
Enfrentado con los sectores sociales, el Congreso del Estado, trabajadores del Ayuntamiento y hasta con segmentos importantes de Morena, se resiste a librar la batalla contra los verdaderos enemigos como la delincuencia común que ha tomado a la ciudad como rehén, sus colaboradores que defienden apetitos personales por encima de los intereses generales, y el autoritarismo que se le tatúa como estilo personal.
 
Billy Chapman tiene en contra a todos en Ahome, inclusive a sus hostiles molinos de viento que son los que lo harán caer debido al espejismo de la confabulación. Se está maquinando dentro de sus delirios de persecución el complot que desde Palacio Nacional realiza López Obrador para destituirlo del cargo y en tal alucinación acude al amparo del malovismo.
 
El despido de Luis Felipe Villegas de la gerencia de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome, justificado en que “no dio el ancho”; las amenazas de muerte de parte del Alcalde contra la Síndico Procuradora, Angelina Valenzuela; el blindaje perverso que le brinda a su jefe de la Policía, Juan Fierro, y sobre todo la fiebre tridimensional de autoridad, divinidad y metaconstitucionalidad que asume para ubicarse encima de todos, inclusive de AMLO, engrosan el recuento involutivo de Chapman.
 
En Mazatlán, municipio con alrededor de 350 mil electores, “El Químico” Benítez sostiene un modelo de equilibrismo político difícil de desentrañar pues un día amanece en el peligroso trapecio de la confrontación con intereses y sectores y al siguiente se mece en la cuerda floja con la placidez que le da el lopezobradorismo como red de protección. Es como los monigotes pre carnavaleros: todos los critican por feos, pero quieren tomarse fotos con ellos.
 
La oscilación en el tema del nuevo Acuario, entre el no y el sí, la mano blanda en el conflicto de taxistas y transportistas, el petate del muerto en que convirtió el asunto de las tomas irregulares de agua potable y la forma en que se metió a coger el toro por los cuernos al prohibir las corridas en la plaza Eduardo Funtanet, lo colocan por mucho tiempo en el péndulo del poder, de aquí para allá, todavía sin un gobierno estable con rasgos propios.
 
En estos momentos no le alcanzaría a Morena para retener las tres principales Alcaldías sinaloenses. El desgaste de ser gobierno ya le pega en Mazatlán, mientras en Culiacán y Ahome cae en cámara lenta la esperanza en la 4T porque los presidentes municipales parecen los principales enemigos de su mismo partido y del régimen de López Obrador.
 
 
Reverso
Clausure usted, señor Presidente,
en Sinaloa las guarderías,
Donde cuidamos todos los días,
A tanto Alcalde incompetente.
 
 
Campo de girasoles
Aparte de la referencia como la Atenas de Sinaloa, Mocorito merece la reverencia de aquellos que llegamos atraídos por los girasoles, y encontramos la lección, fuerza y hechizo del resplandor histórico que nos recuerda el granito de oro que todos llevamos en el alma. Algo de cada uno se queda aquí, y mucho de Mocorito se va con uno.
 
alexsicairos@hotmail.com
También de este autor..

Oportunidades