Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Arranca la fiesta Malecón

El Centinela
28/02/2019 | 04:00 AM
Olviden las deudas, aparquen las preocupaciones, dejen a un lado los problemas, pónganse guapos y disfruten la fiesta porque es tiempo de carnaval.
 
Hace tiempo que se acabó la polémica, ya no hay dos, solo hay uno y es sinaloense, el mejor carnaval de México se vive en Mazatlán.
 
La fiesta promete, a pesar de todas las polémicas, con y sin ayuda de un Ayuntamiento que se aferra a tropezarse solo. Los mazatlecos harán su fiesta, con miles de voluntarios, con la experiencia de décadas bailando y la tradición de saber ser felices.
 
A pesar de los espantosos monigotes y del derroche que tarde o temprano saldrá a flote, Mazatlán es una bella bahía que enamora a todos.
 
Y bailará Mazatlán, Guamúchil, Angostura, Mocorito y Pericos, y decenas de comunidades sinaloenses que también disfrutan su carnavalito.
 
 
Boletos regalados
 
Desde su página del Carnaval, el Instituto de Cultura, Turismo y Arte ha destinado un espacio para denunciar la venta de boletos para las coronaciones, que originalmente se entregaron de manera pública y gratuita.
 
El espacio tiene hasta nombre: “Denúncialo”. Ahí se pueden observar algunas capturas de pantalla de personas que ofrecen sus boletos a diferentes precios.
 
La intención del Instituto es frenar una práctica que considera contraria a su propósito de hacer llegar los boletos a personas que no pueden pagarlos y evitar que algunos hagan negocio con ellos.
 
La verdad es que la venta de los boletos no es un delito, mucho menos si es un regalo que las personas recibieron.
 
Lo que sí puede constituir un delito es la propagación de la identidad de las personas que venden sus boletos, una práctica que podría meter al Instituto en un problema.
 
Y si está bien o no que las personas vendan sus boletos es una cuestión de opinión personal, lo que sí no podemos obviar es que lo regalado nunca se agradece, y que el que regala siempre queda mal, sobre todo cuando lo hace con sombrero ajeno. 
 
 
La Feria del libro de la UAS
 
Hoy se anunciará la nueva edición de la Feria del Libro de la Universidad Autónoma de Sinaloa 2019, mejor conocida como FeliUAS.
 
El simple hecho de que exista esta edición es para celebrar, la feria parecía destinada a desaparecer después de la política de austeridad anunciada por la UAS.
 
Sin embargo, las autoridades uaseñas decidieron mantener la fiesta, aunque con la filosofía del menor gasto posible.
 
En realidad sólo los conocedores se darán cuenta de la austeridad, porque la feria promete un buen cartel y destacar la producción literaria sinaloense.
 
Para empezar la feria estará dedicada al escritor Élmer Mendoza, quizá el mejor escritor mexicano de novela negra en la actualidad, y con una trayectoria internacional sobresaliente.
Otro de los homenajeados será el poeta Amado Nervo, a 100 años de su muerte, aprovechando que Mazatlán fue su hogar, cuando comenzaba su carrera como periodista y poeta.
 
El invitado especial de esta edición será la Universidad Autónoma de Chihuahua y se le dará una gran relevancia a la literatura escrita en lenguas mexicanas distintas al español, como una forma de celebrar el Año de las Lenguas Indígenas decretado por la ONU.  
 
Limpian cuentas 
hasta de Malova
 
Luego que la Auditoría Superior de la Federación dio a conocer sus observaciones de la cuenta pública de Gobierno del Estado, en el 2017, la Secretaria de Transparencia y Rendición de Cuentas, María Guadalupe Yan Rubio, salió al quite para aclarar que la mayoría de los señalamientos ya están solventándose sobre la marcha.
 
La funcionaria aclaró que prácticamente están enviando toda la documentación y justificantes previo a ser notificados por la ASF. Ya están aclarados poco más de 600 millones de pesos sin daño al erario, y ya entregaron lo documentos de otros 400 millones de los cuales sólo falta la respuesta del auditor.
 
Lo interesante en el trabajo que ha desempeñado la Secretaría de Transparencia es que le hicieron también el trabajo a la anterior administración de Mario López Valdez, y es que faltaban por aclararse mil 879.6 millones de pesos que se observaron por la falta de documentación, pero durante el 2017 con la gestión administrativa del nuevo gobierno se resolvió prácticamente el total, quedando pendiente un importe mínimo de 14.8 millones.
 
Además, siguen trabajando en aclarar montos de años anteriores, incluso hasta del sexenio de Jesús Aguilar Padilla, y el objetivo sería cerrar casi en ceros las cifras por aclarar ante el gobierno federal.
 
Sin embargo, en el tema de recursos estatales, aún habrá situaciones por aclarar, y procesos judiciales por concluir, por desvíos de recursos.
 
 
Lo invitan al Botánico
 
Después de que el Alcalde Jesús Estrada Ferreiro anunció que eliminaría el subsidio del agua al Jardín Botánico de Culiacán, la Diputada panista Roxana Rubio Valdezlanzó una invitación pública al Presidente Municipal, para que visite el Jardín Botánico.
 
La presidenta de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Congreso del Estado atajó así las críticas que Estrada Ferreiro ha vertido sobre uno de los principales atractivos de la capital sinaloense.
 
Recordó que el Jardín Botánico y el Parque Ecológico son manejados por una Institución de Asistencia Privada.
 
En su construcción y mantenimiento ha jugado un papel clave la ciudadanía, los empresarios y por qué no, hasta las autoridades.
 
El viajecito no estaría mal porque aparte de las bondades que ofrece el Botánico, bien que le hace falta una oxigenación al Alcalde. 
 
A ver si no suelta sus cabras al monte y acaban con las especies del Botánico.
También de este autor..

Oportunidades