Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Carta de amor a mi hermano LA VIDA DE ACUERDO A MÍ

Alessandra Santamaría López
07/08/2018 | 03:00 AM
En un día como hoy pero de hace 91 años nació Guadalupe Álvarez Navega, reconocida mundialmente por la UNESCO por impulsar la educación para la niñez discapacitada.
“Todos los seres humanos nacemos iguales en dignidad y con los mismos derechos pues todos formamos parte de la humanidad; pero también todos tenemos derecho a ser diferentes y a considerar y que se nos considere como tales”.
Esa era la forma en la que Guadalupe veía el mundo, y es por ello que en 1951 comenzó su insaciable lucha para fundar una escuela de educación especial en su natal Jalapa, Veracruz, en una época en la que se escondía en sus hogares u hospitales a las personas con capacidades especiales.
Para mí, su anhelo está más vigente que nunca.
Como muchos de ustedes sabrán, mi hermano Francisco es autista. Nunca he estado avergonzada de él, y desde siempre mi familia lo ha incluido en cada actividad y viaje posible porque nunca siquiera nos planteamos la posibilidad de no hacerlo. Sin embargo, se que no es la realidad general en la mayoría de los países o tan si quiera en este.
Pasé las últimas semanas en Brasil, donde me percaté de la poca cantidad de personas discapacitadas que vi en las calles o realizando actividades cotidianas en compañía de sus familiares. Y para confirmar mis sospechas de que no es que no existan, sino que son negadas el acceso a la vida pública, conocí a una joven que participa voluntariamente en un centro para personas discapacitadas y que se sorprendió al ver como mis padres llevaban a Francisco a todos lados, al contrario de lo que sucedía con aquellos que asisten a dicha ONG.
Afortunadamente, en los últimos años se han dado ciertos pasos para mejorar la vida de las personas discapacitadas del país. En noviembre de 2017 se empezó a construir en Culiacán un Centro para Autismo y Centro de Ceguera. De acuerdo a lo dicho en la ceremonia de la primera piedra, y en las declaraciones recientes de los responsables, debería estar listo cualquier día de estos, así que esperemos que la inversión de más de 80 millones de pesos resulte en un verdadero avance en materia de educación especial, y no otro caso de desvío de recursos.
No olvidemos que a pesar de que son indispensables y apreciadas medidas como esta y la decisión que tomó el Congreso de Jalisco para modificar el artículo 50 de la Ley de Educación Estatal y hacer que ésta sea más inclusiva con todo tipo de estudiantes, lo más importante que podemos hacer como sociedad en cuestión de tolerancia y respeto hacia otros es educar con el ejemplo.
La primera columna que escribí para Noroeste hablaba sobre los obstáculos que hay contra la visualización, el diagnóstico y el tratamiento de los autistas en México. Pero si soy sincera, más bien era una carta de amor hacia mi hermano.
Estoy feliz de tenerlo en mi vida, y por eso agradezco a mujeres inteligentes y valientes como lo fue Guadalupe Álvarez Navega por haber pavimentado el camino que le permite a mi familia educar a Francisco y estar orgullosa de él.
@Aless_SaLo
También de este autor..
04-12-2018
20-11-2018

Oportunidades