Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Coparmex contra SEA, pleito vanidoso. Revisar todo el sistema anticorrupción Observatorio

Alejandro Sicairos
12/06/2019 | 04:05 AM

alexsicairos@hotmail.com


Al arrancar en agosto de 2018 el Sistema Estatal Anticorrupción, Sinaloa dio un paso importante en el combate al flagelo que se come alrededor de 7 mil millones de pesos al año en el estado, ya que por fin el estado construía un muro sólido de contención a tan devastador fenómeno. Pero a casi un año de ser instalado, lo que se percibe del SEA es que es una buena maquinaria cuyos engranes lucen dispersos, sin coordinación y, en consecuencia sin dar resultados positivos.
Falta armar el aparato ciudadano y gubernamental por que las piezas en su mayoría no han sido ensambladas conforme a los instructivos internacionales anticorrupción. Es decir, la falla no está en el Comité de Participación Ciudadana en sí, sino en todo el Sistema; el proyecto de trabajo no está claro como tampoco se han coordinado todos los componentes del SEA de Sinaloa.
Si nos basamos en datos la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2017, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, a cada mexicano la corrupción le cuesta alrededor de 2 mil 250 pesos al año y tomando en cuenta el cálculo demográfico más reciente, que dice que Sinaloa tiene unos 3 millones de habitantes, el costo a nivel estatal sería de alrededor de 6 mil 750 millones de pesos anuales.
Así es el tamaño del problema y en ello se justifica la preocupación mostrada por la delegación en Sinaloa de la Confederación Patronal de la República Mexicana, cuya dirigente Edna Fong rompió el sortilegio que nos hace aceptar a las entidades ciudadanas tal como son, sin llamarlas a rendir cuentas. Llamó al SEA y al Comité Coordinador a dar resultados ya, y en respuesta Francisco Manuel Mojica López, presidente del Comité de Participación Ciudadana, descalificó a la líder del sector privado al señalarle que no representa a la sociedad civil organizada.
Se trata, sin duda, de un torneo de egos donde la líder de la Iniciativa Privada no fue cautelosa al lanzar el guante porque tal vez la parte ciudadanizada del SEA sí se refleja lerda y sin metas a corto plazo, pero igualmente Mojica López debió elevar el nivel del debate y siendo más autocrítico pudo aceptar las fallas y capitalizar la coyuntura para involucrar a quienes deben corregirlas.
Ese fue el ruido mediático aunque el diferendo tiene pendiente una discusión pública de mayor calado. Si bien es cierto que el Sistema Estatal Anticorrupción quedó atorado en que su nacimiento fue una buena nueva para Sinaloa, lo que falta es darle una sacudida a todo el bosque llamado SEA y no a un solo árbol si en verdad se quiere encontrar la liebre y no conformarnos con el gato.
En primer lugar resulta importante revisar qué hacen María Guadalupe Yan Rubio, Secretaria de Transparencia del Gobierno de Sinaloa; Reyna Angulo Valenzuela, Vicefiscal Especializada en Combate a la Corrupción; Emma Guadalupe Félix Rivera, Auditora Superior del Estado; Ana Karyna Gutiérrez Arellano, Magistrada del Supremo Tribunal de Justicia; y Rosa del Carmen Lizárraga Félix, presidenta de la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública.
A ellos se debe ampliar la congoja que le provoca a Coparmex el hecho de que Sinaloa tiene completo al SEA mientras a los corruptos no se les ha tocado un pelo y las instancias encargadas de investigar y castigar los ilícitos que le causan daños cuantiosos al erario parecen entretenidas en construirles salidas de emergencia a los presunto culpables, en lugar de ir con todo el peso de la ley a sentar precedentes de sanción.
Veamos las verdades: a gran parte de los sinaloenses le resulta desconocido lo que está haciendo el SEA y esto es por la falta de acciones de involucramiento de la sociedad, lo cual es una omisión del Comité Coordinador; se aprecia poca vinculación entre los integrantes del Sistema y ello provoca que la opinión pública vea descompuesto el todo y no las partes por separado, y en lo interno permea la descoordinación entre el Comité Coordinador y el Comité de Participación Ciudadana, lo cual es más grave de lo que señala la Coparmex.
Bueno, ya se dijeron las verdades y como catarsis estuvo bien. Lo que sigue es pasar de la medición de yoísmos entre Coparmex y el SEA, y entre los componentes del Sistema Anticorrupción, para recuperar las expectativas y cumplir con el objetivo de que por fin se unan todos los engranajes en Sinaloa para cerrarle todos los atajos a la corrupción.

Reverso
Hay pachanga en la ratonera,
Bien lo amerita la ocasión,
Pues tambalea una ventolera,
Al Sistema Anticorrupción.

Empresas fantasmas
El abogado sinaloense Luis Manuel Pérez de Acha les dará un llegue hoy a aquellas compañías y/o sociedades legalmente constituidas que simulan la venta de bienes o la prestación de servicios, pero sus operaciones son inexistentes. Dictará la conferencia “Empresas fantasma: carteles de la corrupción”, organizada por el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción y las organizaciones civiles Iniciativa Sinaloa y Tierra Colectiva. La cita es en el Centro Sinaloa de las Artes, a las 11 horas.

 
También de este autor..

Oportunidades