Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Crecer o no crecer Opinión

Carlos Elizondo Mayer-Serra
12/09/2019 | 04:08 AM

@carloselizondom

Hace muy bien AMLO en tratar de construir una buena relación con los grandes empresarios. Éstos hacen muy bien en procurar lo mismo con el Presidente. Sin esta relación, el desempeño económico del País sería peor.

Celebro también un presupuesto de egresos equilibrado. Si bien el balance parte de algunos supuestos cuestionables, como un incremento importante en la producción de crudo, el mensaje es de prudencia.

Lo anterior, sin embargo, no será suficiente para dar confianza a la inversión privada, empresarial y residencial. Importan las acciones del gobierno en otras áreas.

Con razón se busca desmantelar esa red de empresas que emiten recibos por operaciones no existentes, los cuales permiten a empresas pagar menos impuestos.

Pero la propuesta de reforma contra los factureros que se aprobó ya en el Senado es absurda. Se equipara a las empresas que emiten facturas falsas con la delincuencia organizada, y hacen del fraude fiscal un asunto de seguridad nacional. Así, la defraudación fiscal se castigaría con prisión preventiva oficiosa para quien vende o compre una factura. A los sicarios un mero “fuchi”, a los causantes, la cárcel.

De ser aprobada, los presuntos defraudadores irán a prisión sin derecho a fianza. No creo que el objetivo de esta ley sea usarla para afectar a los empresarios críticos del gobierno, pero con un instrumento de ese tipo es inevitable que los inversionistas vayan a estar más cautelosos. Después del auditor del SAT, vendrá la policía.
Un ejemplo de los riesgos implícitos en esta reforma: supongamos que una empresa contrata un servicio de limpieza de otra empresa, y que esta última también vende facturas por servicios de limpieza inexistentes. El responsable legal de la empresa contratante de genuinos servicios puede terminar en la cárcel porque le será muy difícil probar que realmente contrató el servicio de limpieza.

Lo mismo con la nueva ley de extinción de dominio. Está llena de riesgos para quienes de buena fe renten un inmueble.

Si el problema del gobierno anterior era la corrupción, ¿un gobierno honesto no puede combatir los delitos con las leyes existentes? Siempre es más fácil para la autoridad recurrir a sanciones más punitivas. Se requiere un gobierno fuerte, pero con límites claros. Nunca se sabe en manos de quién estará mañana el poder público. Ésa es la base de la democracia.

AMLO puede dar confianza a los empresarios con los que se reúne, pero ¿a quienes no lo conocen? ¿O si llega al poder alguno de los radicales de su coalición?
Para ellos todo es cuestión de concentrar el poder y tener instrumentos para una profunda transformación de las estructuras sociales. No faltan los discursos para alarmar a quienes invierten sus recursos, como la defensa del comunismo por parte del subsecretario de Educación Superior de la SEP, Luciano Concheiro. (http://bit.ly/2kDuvAe)

Otra fuente de incertidumbre es la política impositiva en un par de años. AMLO ha dicho que no habría nuevos impuestos en la primera mitad de su administración. En el presupuesto presentado a la Cámara, está rompiendo tal promesa con algunas alzas de impuestos y con la creación de un impuesto digital, aunque son cambios con impacto recaudatorio bajo.

Se espera que en la segunda mitad de su mandato habrá una reforma fiscal profunda. ¿Vendrá, como lo han sugerido algunos legisladores, un impuesto a las herencias o a la riqueza? ¿Subirán el ISR a las personas físicas o a las empresas? Un posible aumento de este último cancelaría proyectos cuya rentabilidad no es viable con un ISR mayor. Menos aun cuando en Estados Unidos hoy este impuesto es menor al de México. En la duda, muchos no van a invertir aquí.

AMLO tendrá que escoger entre los instrumentos de centralización del poder mediante las leyes que ha propuesto y la ambigüedad respecto a la política tributaria en la segunda mitad de su gobierno o bien, un mayor crecimiento económico. No puede tener ambas cosas, por más que se reúna con los principales empresarios del País o del mundo.

También de este autor..
05-09-2019
22-08-2019

Oportunidades