Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

De las consultas y sus implicaciones Opinión

Carlos Elizondo Mayer-Serra
08/11/2018 | 04:03 AM
El voto popular otorga una legitimidad incuestionable para avalar decisiones. Se parece al derecho divino a gobernar de los reyes antes de la Revolución francesa. Quien lo cuestiona puede terminar en la hoguera.
El triunfo del Brexit fue muy cerrado, por 4 puntos. La campaña partió de una serie de mentiras, como la que prometía dejar la Unión Europea fácilmente, sin pagar costo alguno. En palabras de Boris Johnson, uno de los más férreos defensores del Brexit, el Reino Unido podría “tener el pastel y comérselo”. Si bien una amplia mayoría de legisladores están a favor de mantenerse en la Unión Europea, pocos se atreven a no hacerle caso al referéndum, aunque explícitamente no era vinculante.
Contra la decisión de Inglaterra y Gales, las otras tres partes de la nación insular, Escocia, Gibraltar e Irlanda del Norte, votaron en contra de salirse. ¿Deben los escoceses salirse de Europa porque así lo decidieron los ingleses y galeses? En el mismo sentido, los habitantes de Texcoco se quedaron sin aeropuerto, a pesar de votar mayoritariamente a su favor (56.3 por ciento).
Incluso una consulta simulada como la de Texcoco, con preguntas sesgadas, información falsa, con las casillas en zonas de votantes morenistas, sin control en el conteo, con flujo de votantes en algunas casillas de una rapidez increíble, por citar algunas de las irregularidades, le permite a AMLO presumir  su aceptación al mandato popular. Sólo votó el 1.2 por ciento del padrón. El Bronco, como candidato presidencial, obtuvo cerca de 2 millones 200 mil votos más que la opción de Santa Lucía. Una consulta realmente democrática sólo tiene valor si participa un porcentaje alto del padrón.
Hasta publicaciones consideradas serias, como el Financial Times, reportaron la decisión como resultado de una “consulta popular”, así con comillas, pero sin mencionar su reportera Jude Webber toda la manipulación detrás del proceso. La nota del día 29 de octubre dice “que los mexicanos abrumadoramente votaron a favor” de la cancelación.  Si así de imprecisas son las noticias de otros países, es hora de cancelar la suscripción.
Con sus 30 millones 113 mil 483  votos , AMLO  no necesita andar haciendo consultas. Ya ganó la Presidencia. Tiene derecho a tomar decisiones, pero dentro de la ley. Supongo que eso explica su promesa de que el Tren Maya se consultará de una manera similar. Ya me imagino las preguntas y los lugares en los que se hará la votación. El triunfo en la consulta de su tren ya la sabemos, como se podían anticipar los resultados en las elecciones de los años del priismo clásico.
Consultar es más expedito que seguir el procedimiento que marca la ley para hacer una obra de esa magnitud. Sus fans quedan felices: se nos consultó, dirán. Montado en su supuesta democracia, AMLO decidirá qué obras hacer y dónde. No hará el análisis costo-beneficio que requiere toda obra pública.
La administración saliente también decidió por dedazo hacer el Tren Interurbano de Pasajeros Toluca-Valle de México. Por eso se encuentra en tal desorden. Nunca generará recursos para el Estado, el cual tendrá que subsidiarlo, a diferencia del aeropuerto de Texcoco, que iba a ser un gran negocio para su dueño, el Gobierno federal. Sin embargo, a AMLO le gustan los trenes y no quiere que Enrique se quede sin su tren. Dará los recursos presupuestales para terminar la obra.
Los amigos de AMLO serán los contratistas del sexenio. Quienes no se le sometan, serán vedados de la obra pública por los siguientes seis años. Por eso, AMLO puede imponerles a los contratistas de Texcoco lo que desee. Saben que no hay un proceso legal efectivo contra un gobierno que piensa hacer obra pública como se le dé la gana. Mejor negociar.
La mafia del poder resultó ser tan frágil que AMLO pudo haber hecho en Texcoco la limpia que le hubiera dado la gana. Pero prefirió enterrarlo y empezar su obra en Santa Lucía. Desde 2002, su  obsesión ha sido evitar un aeropuerto en el Lago de Texcoco. Todo el poder con legitimidad democrática es la receta para que los errores del líder se vuelvan desastres nacionales.
La madre de todas las consultas va a ser la revocación de mandato, cuya reforma constitucional está prevista para pasarla al Congreso en breve. Seguramente inventarán reglas a modo. Será una suerte de reelección de AMLO sin opositor. Una forma de arrastrar el voto a favor de los candidatos de Morena en el resto de las elecciones.
Con todo, si está organizada por el INE, no dejará de ser un riesgo para AMLO. En una consulta bien hecha sobre Texcoco, habría ganado la continuación de la obra. Todas las encuestas señalaban que esa era la preferencia de los mexicanos. AMLO se llevó la Presidencia con el 53 por ciento del voto; si pierde 4 puntos estará fuera.
@carloselizondom

 

Profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey 
También de este autor..
01-11-2018

Oportunidades