Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Define estilos Morena en Sinaloa. A cada quien su propio infiernito Observatorio

Alejandro Sicairos
08/11/2018 | 04:02 AM
A los fuegos internos que vuelven difícil definir ahora la estrategia política del Movimiento Regeneración Nacional en el ejercicio del gobierno en Sinaloa, les está empezando a caer el agua, caliente o fría, que hará entrar en razón a algunos morenistas empoderados que no entienden que la gente quiere un cambio real sin las simulaciones y gatopardismos que echen abajo el momento histórico que vive México.
Es agua rociada sobre los infiernitos de todo tipo. Aquí, el conflicto de Jesús Estrada Ferreiro inclusive con los de su mismo partido; allá, en la Ciudad de México, el Gobernador Quirino Ordaz Coppel se sentaba anoche a dialogar con los diputados federales y senadores, todos de Morena excepto el priista Mario Zamora Gastélum, para convencerlos de que trabajen juntos por el mejor presupuesto federal para Sinaloa en 2019.
En Mazatlán, los electores que pusieron en la Alcaldía a Luis Guillermo Benítez Torres proceden a darle una ducha de sensatez que lo tenga con los pies bien firmes en la tierra y eluda el síndrome de ladrillo que enferma a su homólogo en Culiacán. En Ahome, la lluvia de reclamos a Manuel Guillermo Chapman, lo insta a dejar aquel sueño dulce de 30 años y entender que acabó la quimera y llegó la agria autenticidad.
Al andar la carreta de Morena los  primeros trechos del poder, proceden a acomodarse las calabazas, sin descartar el riesgo de que algunas se revienten. Y también a definirse los estilos. En el Congreso del Estado tiende a clarificarse la agenda legislativa y decisiones como reducir percepciones a diputados y auditar a la anterior Legislatura sientan precedentes de buen parlamentarismo. El buen juez por su casa empieza.
De aquí en adelante se definirá el ritmo y el talante de las relaciones de poder entre los servidores públicos de Morena y los opositores. Tal vez Estrada Ferreiro, convertido en el villano favorito de lopezobradoristas que se resisten a que les den gato por liebre, tenga que ser el primer sacrificio de la Cuarta Transformación, solo con el propósito de resarcir la credibilidad del proyecto de AMLO.
El Químico Benítez enfrenta el reclamo por darle oportunidad a varios priistas en la administración pública municipal, sin que cargue con la agravante del disparate que Estrada Ferreiro provocó en Culiacán. Más astuto que el edil culichi, tendió desde el día siguiente al triunfo del primero de julio pasadizos para la interlocución con todos los sectores, sin distingos ni prejuicios ideológicos.
También está a punto de asentarse el trato entre Quirino Ordaz y los legisladores federales de Morena. Al parecer será de mucho diálogo e intercambiarán algunas concesiones: el Gobernador va por una inversión de recursos públicos federales sin precedentes y los morenistas quieren más medidas de austeridad, aparte de las que implementó el Mandatario estatal desde el primer año de su periodo de gobierno.
Por su parte, el Senador Mario Zamora, que se autodefine como aliado de Sinaloa, lleva avances en la interlocución con los morenistas que tienen el control de la Cámara. Ha logrado situar en el ánimo de Martí Bartres la necesidad de apoyar las acciones en pro del desarrollo de Sinaloa que propone Ordaz Coppel, tales como recursos extraordinarios para obras que eviten inundaciones en Culiacán y Los Mochis.
Por supuesto que apenas estamos conociendo los atisbos de la inédita correlación de fuerzas. El servicio público les abre a los políticos un abanico de oportunidades y si todos, más allá de siglas partidistas, anteponen diferencias doctrinarias y se animan a entender y atender a los que se subieron a la ola amloísta tratando de hallar un mejor México, lo demás será piece of cake para Sinaloa.
 
Re-verso
En esta súbita realidad,
Habrá que unir las manos,
Los políticos y ciudadanos,
Con una nueva mentalidad.
 
Alternancia frustrada
“¡Por traición!” sentencia María Antonieta Rojo, a Jesús Estrada Ferreiro y pide que sea destituido del cargo de Alcalde de Culiacán. Enfrente de ella, la larga e intensa lucha por emprender la revolución cultural en Sinaloa y, detrás, los enormes segmentos de culiacanenses que se sienten defraudados por el Edil que acaba de sentarse en la silla ondeando las banderas de Morena pero regresándole el Ayuntamiento al PRI.

 

alexsicairos@hotmail.com
También de este autor..

Oportunidades