Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Desborda la corrupción de Pucheta. Mazatlán, el primer trofeo de caza Observatorio

Alejandro Sicairos
16/05/2019 | 04:05 AM

alexsicairos@hotmail.com 

 

Desde julio de 2018, una vez que resultó electo Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres puso a Fernando Pucheta Sánchez en el centro de una investigación por uso indebido de recursos públicos, lo cual se traduce en las denuncias penales que el Órgano Interno de Control deberá presentar ante la Fiscalía General. Resultó fácil detectarle los delitos cometidos, pero lo difícil será llevarlo ante los tribunales competentes.

Obras con costos inflados, materiales que se doblan a la menor prueba de resistencia, contratos que violentaron los procesos de licitación y asignación, supervisión dolosamente descuidada y alteración de especificaciones técnicas dan cuenta de la “administración” de Pucheta que quedó grabada en la historia como poco gobierno y excesivo show. Y qué más habría de quedar sino el hoyo negro de la corrupción en la galaxia de quienes pensaron ser eternamente impunes.

Las denuncias que configuran el daño al erario por 156 millones de pesos son las relacionadas con la obra pública, centradas en la remodelación del Centro Histórico y la modernización del malecón. Es algo similar a la cloaca perfecta que se intentó hacer con la implementación del par vial en Culiacán con todo bonito por fuera y podrido por dentro.  

Al encontrar la Comuna más revuelta y pestilente que las aguas negras procesadas en la planta de tratamiento de El Crestón, le resultó fácil a la Síndico Procuradora, Elsa Bojórquez Mascareño, fundar las acusaciones porque en tan poco tiempo de ser Presidente Municipal, poco más de un año, Pucheta dejó regadas demasiadas irregularidades. Al llegar la nueva administración, encabezada por Benítez Torres, vio a simple vista el desorden y la basura expuesta en todos lados.

Siendo Alcalde del 1 de enero de 2017 al 24 de enero de 2018, Pucheta olvidó cuidar aspectos elementales de transparencia. La obra pública que en ese período fue muy pródiga en Mazatlán presenta hasta en lo elemental que pareciera realizada por niños jugando a la construcción con latas de sardinas. Y todo por una razón: creyó hasta la ignominia que continuaría en el cargo durante tres años más.

Tanto desorden no pudo ser corregido por Joel Bouciéguez, quien heredó no un cargo sino una bomba de tiempo que tarde o temprano iba a explotar. Muchas veces el Edil sustituto instó a Pucheta a subsanar irregularidades administrativas, sin embargo minimizó la situación quien siguió siendo Alcalde mientras también competía por la reelección, postulado por el Partido Revolucionario Institucional.

Más que tratarse de la cacería de brujas emprendida contra quien fue su oponente político en la elección del 1 de julio de 2018, “El Químico” atiende el reclamo ciudadano de combatir la corrupción y se ve obligado a obedecer la directriz que emana desde Palacio Nacional de castigar actos que dañaron el patrimonio público. 

Mazatlán está por convertirse en el primer trofeo para alcaldes de la Cuarta Transformación que están en la cacería de sus antecesores corruptos. Podría ser la única presa porque en Culiacán es poco probable que se denuncien irregularidades del mismo talante ya que Jesús Estrada Ferreiro se declaró amigo de su antecesor Jesús Valdés luego de asistir a la boda de este. En Ahome, Manuel Guillermo Chapman está ocupado queriendo librar el banquillo de los acusados, sin tiempo ni ganas para sostener las acusaciones de actos ilícitos que recientemente hizo contra Álvaro Ruelas Echave. 

Tal aislamiento de Benítez Torres en cuanto a la estrategia morenista para perseguir a alcaldes del PRI por presuntos hecho de corrupción podría ocasionar que el expediente Pucheta avance poco o más lento de lo esperado. “El Químico2 va solo contra el ex Presidente Municipal priista que se aferrará a la única balsa de salvación que le significa el Gobernador Quirino Ordaz Coppel, quien también se ve perjudicado al ver desobedecida la instrucción de que la obra pública sea transparente y de buena calidad.

Lo de Fernando Pucheta se veía venir. Lo que se puede predecir es si el ex Alcalde será presentado ante la justicia, pisará la cárcel, triunfará en la estrategia de decirse perseguido político o se aferrará a la solitaria mano que de seguro se le extenderá desde el despacho principal del Gobierno del Estado para detener el impacto de las acusaciones que la Síndico Procuradora de Mazatlán ya le turnó al Órgano Interno de Control. 

 

Reverso

Deberá ser ancha la puerta,

Si ex alcaldes van a prisión,

En fila detrás de Pucheta,

Con enormes colas de ratón.

 

Lo que nadie sabe

Un día de estos la Comisión Instructora del Congreso del Estado iniciará el proceso legislativo para que Billy Chapman conteste todas las preguntas que le formulan los ahomenses. De nuevo se ausentó varios días del cargo y ayer dejó a los periodistas con la palabra en la boca al huir para eludir las respuestas que les debe a sus gobernados. ¿Está enfermo? ¿Prepara su salida de la Alcaldía? ¿Manda al diablo las instituciones? ¿Qué secreto esconde? Pues quien sabe.

También de este autor..

Oportunidades