Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Destruir la libertad de expresión Editorial

Editorial
15/03/2019 | 04:01 AM

A 100 días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya no queda duda de la intolerancia presidencial hacia el periodismo crítico ni que el mismo Presidente deja correr las agresiones contra periodistas que lo cuestionan.

 

Podríamos decir que AMLO debe recordar que es Presidente de todos, pero no lo hará. Él es Presidente para el paradigma que tiene en su cabeza, que incluye una serie de prejucicios y manipulación de la narrativa de la lucha de clases.

 

Por ello, la organización no gubernamental para la defensa de la libertad de expresión Artículo 19 advierte que las expresiones intolerantes a la crítica, al discurso disidente y a la prensa que ha venido realizando el Presidente López Obrador, pueden incentivar ataques hacia los periodistas.

 

La ONG pone como ejemplo los calificativos “prensa fifí” y “periodistas chayoteros”, empleados por el Mandatario nacional.

 

Incluso, en conferencia matutina del 8 de marzo, el Presidente intensificó el discurso en contra del diario Reforma, señalando que ‘es un periódico que surge en el Gobierno de [Carlos] Salinas [de Gortari], que ha procurado no tocar a Salinas, que no cuestionó el saqueo en el periodo neoliberal, que simuló que combatía la corrupción [...] que ayudó en el fraude electoral’”, recordó Artículo 19.

 

Este ejemplo de Reforma, desnuda a AMLO, pues miente con esas aseveraciones, pero miente como Presidente del País, no como cualquier ciudadano podría hacerlo.

 

Artículo 19 ha documentado cuatro agresiones en contra de periodistas y medios a través de redes sociales luego de realizar sus coberturas a las conferencias matutinas o las giras del Presidente, en lo que va del Gobierno de López Obrador .

 

Estas hordas digitales lanzan campañas de desprestigio contra quien se atreva a cuestionar o criticar a la Cuarta Transformación y hasta el momento, López Obrador no ha llamado a la calma o al respeto a sus legión de seguidores.

 

Por eso, Artículo 19 exigió al Presidente de México que emita un mensaje público en el que rechace toda agresión contra periodistas que pueda tener lugar durante la cobertura de cualquier evento público de la Presidencia.

 

Pero no lo hará. Las hordas seguidoras son un brazo político que sabe usar en el momento preciso, cuando su pragmatismo se lo indica. Cuando son útiles a sus fines muy particulares. Porque, con sus hechos y dichos, queda claro que él no se concibe como Presidente de todos.

También de este autor..
19-07-2019
17-07-2019

Oportunidades