Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Disfrutar el momento Éthos

Rodolfo Díaz Fonseca
14/03/2019 | 04:03 AM

rfonseca@noroeste.com

@rodolfodiazf

 

 

 

Algunas personas son incapaces de disfrutar el momento presente. Su inquietud raya en la desesperación. Una persistente intranquilidad les impide valorar lo que viven. La desazón carcome los cimientos de su paz. No gozan del instante por pensar en la tarea que viene a continuación.

 

Es claro que se requiere realizar planes y proyectos, porque no se puede dar bandazos en la vida, ni vivir “a la buena de Dios”. Sin embargo, algo muy diferente es tratar de tener todos los hilos en la mano para controlar los movimientos, como si fuésemos simples marionetas.

 

Si nos obsesionamos por el futuro nos desgastaremos innecesariamente, porque hay muchas cosas que se salen de nuestro control. Si nos aferramos al pasado, habrá recuerdos no digeridos que nos atormentarán de manera gratuita, porque el pretérito está petrificado y no se puede cambiar.

 

La comezón por el hacer evita que muchas personas profundicen primeramente en su ser. “El obrar sigue al ser”, dice un principio filosófico, pero jamás le antecede. El frenesí del hacer no debe ahogar nunca la posibilidad de reflexionar sobre el ser y disfrutar el momento presente. Jesús dijo: “Así que no se preocupen del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propia preocupación” (Mt 6,34).

 

Una narración oriental señala que unos discípulos preguntaron a su rabí cómo, a pesar de sus muchas ocupaciones, podía estar siempre tan sereno. El respondió: “Cuando estoy sentado, estoy sentado; cuando estoy de pie, estoy de pie; cuando camino, camino”.

 

Dijeron los discípulos: “Eso mismo hacemos también nosotros”. El rabí les respondió: “No, cuando están sentados, ya están de pie; cuando están de pie, ya están corriendo; y cuando corren, ya han llegado a la meta”.

 

¿Disfruto el momento? ¿Me afano y obsesiono inútilmente?

También de este autor..
19-05-2019
12-05-2019

Oportunidades