Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Educar para la ciudadanía Kratos

Juan Alfonso Mejía López
14/04/2019 | 04:00 AM
juanalfonsomejia@hotmail.com
Twitter: @juanmejia_mzt
 
 
 
Para la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC), la educación es en muchos sentidos el nombre de nuestros sueños. Una afirmación de esta naturaleza no es menor, sobre todo en un estado en el que la escuela representa desde distintas perspectivas la mejor o quizás la única oportunidad con la que cuentan muchas familias en Sinaloa para una mejor calidad de vida. 
 
Cuando ese sueño se cristaliza en la sonrisa de un niño o una niña, entonces creemos haber colaborado con la parte que nos correspondía, asumiendo que somos eso, tan sólo una parte en este gran entramado de generar oportunidades para la consolidación de un sistema educativo cada vez más incluyente. 
 
Entiéndase por inclusión el proceso de fortalecer la capacidad del sistema educativo para llegar con, responder a y abrir espacios para todas y todos y así garantizar su derecho a la educación; que todas las niñas, niños y jóvenes no sólo estén presentes en la escuela, sino que también aprendan y participen en ella.
 
En otros momentos en este mismo espacio hemos hablado sobre la importancia de estar y de aprender, pero pocas veces se aborda la trascendencia de participar. Asumimos la participación de la niñez y la juventud como un tema de ornamento, figurativo, “bonito”, limitado a la modalidad de la consulta, pero no nos tomamos en serio su capacidad de decisión como actores del sistema escolar. 
 
De acuerdo con el estudio “Tod@s: Estado de la Educación en México 2017” de la autoría de Mexicanos Primero, la voz de las niñas, niños y jóvenes en sus escuelas no se escucha, no se siente. De cada 10 alumnos indígenas en la escuela, a dos no se les permite expresarse en su propia lengua; los alumnos no cuentan con espacios formales de participación en la toma de decisiones, y uno de cada cinco alumn@s de secundaria dice tener pocas oportunidades de participar en actividades en las que pueda dar su opinión y escuchar a los otros. (Mexicanos Primero, Tod@s: Estado de la Educación en México 2017, México, 2017, 1ed, p.23).
 
La participación de la niñez y la juventud en su propia educación y procesos de aprendizaje forma parte de las disposiciones legales obligatorias vigente en la Ley General de Educación de 2013, como en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (2014), sin escatimar los compromisos que nuestro país adquirió en tratados internacionales. En pocas palabras, incorporar su “voz y sentir” es una obligación jurídica, no un asunto de generosidad ni de estilo por parte de los adultos.
 
Por razones como las anteriormente expuestas, aplaudo de manera particular el esfuerzo realizado por el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa (IEES) y el Congreso del Estado en la organización del “Parlamento Infantil. Diputada y Diputado por un día”, en su edición número 14. Agradezco la edificación de esta victoria cultural al IEES y su Consejera Presidenta, Karla Peraza Zazueta, como al Congreso del Estado y la 63 Legislatura, con la disposición de la Diputada Graciela Domínguez Nava, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y el Diputado Marco César Almaral, presidente de la Mesa Directiva del Legislativo.
 
Pero sobre todo, felicito a las y los 40 niñas y niños de quinto año de primaria que resultaron electos dentro de un universo de 1 mil 500 inscritos, todo por procesos democráticos realizados en convenciones distritales el 4 y 5 de abril. Mención aparte merecen las seis niñas y un niños a quienes tuve la fortuna de escuchar durante la realización de la sesión solemne el pasado miércoles 11 de abril, como representantes de las distintas comisiones de Género, Democracia, Discriminación, Derecho de l@s Niñ@s, Seguridad, Desarrollo Sustentable y acuerdos generales. Su histrionismo y facilidad de palabra es reflejo de la seguridad que crece dentro de ellos y resuena en contra de una visión adultocentrista, en la que nos gritan: ¡escúchame! 
Felicidades a Emily Gutiérrez Mayorquín, María Fernanda Cháirez, Jesús Rolando Apodaca, Adriana Rosali Armenta, Maideline Esmeralda Osuna, Renata Cruz del Bosque y María José Perea Castro. 
 
Además, debo decir que me resultó particularmente agradable conocer que dentro de los 40 diputadas y diputados infantiles, 33 eran mujeres. Con una visión de esta naturaleza, la democracia mexicana caminará sobre dos piernas firmes, sin fragilidades ni adjetivos que busquen hacerla parecer justa y equitativa, cuando dejamos fuera de la realidad a la mitad de nuestra población femenil. Y sí somos los varones los que debemos dar esta batalla, no sólo las mujeres. 
 
La educación y la ciudadanía están intrínsecamente relacionadas entre sí; pero seamos claros y conscientes, ésta última depende de la calidad de la primera. Es decir, mientras nuestro sistema se acerque más a escuelas inaccesibles, poco adaptables a la diversidad y necesidades particulares de los intereses propios de las niñas, los niños y los jóvenes, será difícil ofrecer oportunidades relevantes para participar en su aprendizaje, lo que tiene un impacto severo en la forma de alcanzar una ciudadanía significativa. 
 
Mucho se dice sobre la falta de participación de los maestros en las decisiones que llevaron a las reformas de 2013, pero poco o nada sobre la de NNJ. No cometamos los mismos errores, estamos frente a una gran oportunidad de incluir significativamente a quienes nos debemos.
¡Enhorabuena! Para todas y todos los niños que atendieron la convocatoria, a su comunidad educativa, nuestros docentes, al IEES y a la 63 Legislatura; éstos son hechos que construyen identidad, porque aprender no sólo es cuestión de conocer, sino de pertenecer. El Parlamento Infantil es la mejor forma de decir, en palabras del Gobernador Quirino Ordaz Coppel, ¡Puro Sinaloa!
 
Que así sea.
También de este autor..
16-06-2019
19-05-2019

Oportunidades