Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El absurdo Tren Maya Opinión

Carlos Elizondo Mayer-Serra
13/09/2018 | 04:04 AM
Si Enrique Peña Nieto hubiera sido de Ecatepec, tendríamos un tren suburbano entre ese municipio, el más poblado del país, y la Ciudad de México, a donde muchos se trasladan a trabajar. Pero le tiene cariño a la capital de su estado. Su deseo fue construir un tren a Toluca. Ahí está ese monumento a la planeación espontánea. 
 
Lástima que Meade no ganó la Presidencia. Habría salido más barato. Tendríamos un tranvía en San Ángel para darle la vuelta al Parque de la Bombilla, por donde vive. Podríamos visitar el Monumento a Álvaro Obregón, donde, al menos cuando yo era chico, se encontraba su mano flotando en formol.
 
El ganador de la Presidencia es de Tabasco. Le gustan los trenes. En campañas anteriores prometió un tren bala a la frontera. Ahora anda nostálgico. Tiene un rancho en Palenque y le entretiene la idea de conectarlo con Cancún. Eran originalmente 830 kilómetros a un costo estimado de 65 mil millones de pesos. Alguien le dijo que había derechos de vía disponibles y se le ocurrió extenderlo a Mérida. Posteriomente propusieron cerrar el circuito y llevarlo de Palenque a Mérida. Se volvió un tren de 1,500 kilómetros a un costo de unos 150 mil millones de pesos, según notas de periódico. Falta ver documentos detallados.
 
No hay estudios de factibilidad publicados donde se puedan conocer los beneficios de esa inversión, tanto en términos de la rentabilidad del capital invertido, como del beneficio social para la zona. Ya sabe algo importante: el tren estará listo en 4 años.
 
Los gobernadores están felices de que se gasten recursos en sus estados. También lo estaría el de Baja California Sur si se hiciera un tren La Paz-Santa Rosalía. Puede quedar muy bonito. Si el dinero viene de la Federación, ningún gobernante se va a oponer. 
 
Los trenes de pasajeros son buenas inversiones sólo en lugares muy poblados y cuando se ejecutan muy bien. La ruta Shanghai-Beijing recorre 1,318 kilómetros en 5 horas y media y conecta a los 45 millones de habitantes de ambas ciudades. En toda la península más el estado de Tabasco viven poco menos de 7 millones de personas y muy dispersas.
 
AMLO como de jefe de Gobierno de la CDMX no invirtió un centavo en nuevas líneas de metro en la Capital. Éstas habrían beneficiado a millones de capitalinos. Ahora está obsesionado con un tren que, según Sergio Sarmiento moverá sólo a 200 mil personas al año. 
 
Ese dinero invertido en el Tren Maya podría ayudar a millones de mexicanos si se gastara en transporte masivo en las grandes ciudades de nuestro país. Un tren de Chalco a alguna estación de la línea 1 que corre por avenida Zaragoza le regresaría varias horas del día a cientos de miles de capitalinos de muy bajos ingresos que sufren una pesadilla diaria en sus desplazamientos en horrendos e inseguros microbuses.
 
¿Por qué ni a Peña Nieto ni a AMLO les gustan los trenes suburbanos? Quizás no quieren afectar a  los dueños de los microbuses desplazados por una inversión de ese tipo. El único tren suburbano en la capital, va de Buenavista a Cuautitlán, es un tren moderno y cómodo. No ha alcanzado su aforo porque el entonces Gobernador Peña Nieto no reordenó las líneas de micros para que no entraran más a la Ciudad y alimentaran el tren en sus estaciones intermedias como Tlalnepantla o Lechería. Quizá por ello AMLO prefiere su Tren Maya. El movimiento de pasajeros será bajo. Afectará a pocos intereses de transportistas locales. 
 
El futuro Secretario de Comunicaciones y Transportes ha dicho: “Sin hospitales ni escuelas y con 60 millones de pobres, ¿con qué derecho hacemos un nuevo aeropuerto?” ¿Un tren sí? El NAICM se paga fundamentalmente con lo que se lo cobra a los decenas de millones de  pasajeros de avión que lo usarán cada año. En el caso del Tren Maya no se sabe cómo se financiará. 
 
En un esquema racional de planeación, el Tren Maya estaría muy lejos de las prioridades de un gobierno preocupado por mejorar la infraestructura del país o las condiciones de vida de los mexicanos. Este improvisado tren contrasta con la crítica de la construcción del NAICM, una decisión que tomó a expertos varios años de planeación. Los ingenieros consultados por AMLO refrendaron que “la solución factible, viable y confiable es continuar con la construcción del actual aeropuerto de la Ciudad de México”. Antier el Colegio de Ingenieros Civiles de México concluyó que es más barato el NAICM frente a Santa Lucía, cuando se hacen bien las cuentas.
 
Un Estado más interventor en la economía puede resolver una serie de cuellos de botella de infraestructura, enfrentar a minorías bien organizadas y mejorar el bienestar de los mexicanos. Pero si el poder del nuevo gobierno se enfoca en resolver caprichos, esa mayor intervención dejará una estela de proyectos poco útiles que en poco ayudarán a hacer de México un país más igualitario y próspero.
 
@carloselizondom
 

 

Profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey
También de este autor..
01-11-2018

Oportunidades