Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El acuerdo: juicio político a Chapman. Dará la 4T un correctivo aleccionador OBSERVATORIO

Alejandro Sicairos
09/10/2019 | 04:04 AM

alexsicairos@hotmail.com

 

Si la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso del Estado se mantiene en la línea del sí, el Alcalde de Ahome, Manuel Guillermo Chapman Moreno, será el primero de los actuales ediles que será llevado a juicio de procedencia para determinar si incurrió en delitos que lo inhabiliten para desempeñar el cargo. En lo político, ya han consensos; en responsabilidad administrativa y jurídica, existen elementos de sobra para destituirlo.

A la Cuarta Transformación le urgen acciones de congruencia contra servidores públicos que en lugar de aportar a la estabilidad y la confianza actúan con la anquilosada mentalidad de caciquitos que se asumen como los modernos “illuminatis” y dedican el tiempo a conspirar contra todo y contra todos. Sin duda, Chapman lleva la delantera en ese ranking de los que pretenden instalar un nuevo orden político fundado en la desmesura.

En la víspera de que la 63 Legislatura resuelva sobre cinco solicitudes de juicio político interpuestas por organizaciones ciudadanas serias de Ahome, se procede a preparar la despartidización del tema para que se perciba por los sinaloenses y por el resto de los alcaldes como un asunto de gobernabilidad más que de ajuste de cuentas por traiciones asestadas al amloísmo y morenismo.

La clave está en el procedimiento y en la atracción que haga el Congreso de denuncias penales o de tipo ciudadana con evidencias sobradas. La acusación de amenazas de muerte por las cuales se querelló la Síndico Procuradora ahomense, Angelina Valenzuela Benites, y la violación de los derechos humanos de la policía municipal Rosario Dignora Valdez López, quien fue arrestada por exigir igualdad de género en la corporación, son faltas legales de peso para sentarlo en el banquillo legislativo.

En lo político también sobran causales para castigarlo. Le ha dado la espalda al PT que lo encumbró en el poder, subestima la autoridad del Presidente Andrés Manuel López Obrador y cae en reincidentes desobediencias al Congreso, copiando al pie de la letra el manual de al diablo con las instituciones y al carajo los gobernados. Por si ello fuera poco se ha rodeado de colaboradores que se clonan en la intolerancia y pedantería del jefe.

El procedimiento se está afinando y en la bancada mayoritaria de Morena domina el convencimiento de que es el Presidente Municipal que más afectaciones le ocasiona a la expectativa ciudadana de buenos gobiernos como fruto a cosechar sin mayor demora de la Cuarta Transformación. Además, el Partido del Trabajo, que postuló a Chapman dentro de la alianza electoral “Juntos haremos historia” es el más avergonzado por el desempeño de quien por ser de sus filas tendría que dar ejemplo de respeto al derecho ajeno.

La sociedad ahomense no se anda por las ramas cuando les da el voto a políticos y estos enseguida la traicionan. Eso lo saben bien Mario López Valdez que de hijo pródigo de Los Mochis pasó a ser la afrenta de la tierra cañera por las acusaciones de corrupción contra quienes integraron su gobierno, igual que Francisco Labastida Ochoa al recibir el reclamo de las familias cuya salud se pone en riesgo por la construcción de la planta de fertilizantes en Topolobampo, un proyecto que el ex Gobernador apoya.

Así, por no estar al nivel de un pueblo que se la juega por un mejor futuro fundado en el esfuerzo honesto, comienza a sonar la cuenta regresiva en el Congreso para que Chapman deje el cargo por la vía de la degradación. Tenía un partido, el PT, una coalición con la fuerza de Morena, y la oportunidad de ser el mejor Alcalde de Ahome, pero se desquició y creyó que era monarquía, altanería y patente de impunidad lo que poseía.

Más que a Chapman exhibido en la galería de la ignominia, lo que el grupo parlamentario de Morena busca es aleccionar a sus siete alcaldes sobre la circunstancia histórica que viven y representan, pues tarda en caerles el veinte de que ganaron gracias al efecto impulsor de López Obrador y que si llegaron al poder no es precisamente para que reediten el modo priista de utilizar a los electores como si fueran papel de baño.

El viernes se activará el cronómetro en el procedimiento que el consenso mochitense pide le abra la 63 Legislatura a Chapman. A partir de ahí, en caso de sostenerse las posturas actuales, comenzará a instalarse el cadalso político contra el Presidente Municipal que rompe récord en solicitudes de juicio para que le quiten el cargo. De recular los morenistas y petistas entonces se agregarán ellos mismos a la lista de los que van al patíbulo de la 4T.


Reverso

A cada quien le llega el día,
De que todas las que debe salde,
Y Chapman, de tantas que debía,
Empeñó la silla de Alcalde.

 

Gabinete en extinción

Síntoma inequívoco del desgobierno, en Mazatlán lo único que falta es que el Alcalde Luis Guillermo Benítez se dé de baja a sí mismo como parte del permanente desmantelamiento de la administración pública municipal. La desaparición de poderes ha sido gradual, no apta para cardiacos, y quien un día se duerme siendo de todas las confianzas de “El Químico” al siguiente despierta sabiéndose expulsado del cargo. Y si la lógica de Benítez es que se vaya quien no cumpla con su trabajo, entonces el primero en dimitir debería ser él.

También de este autor..

Oportunidades