Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El cambio del mundo ÉTHOS

Rodolfo Díaz Fonseca
11/09/2019 | 04:07 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

 

Nuestro mundo presenta un panorama aciago y desolador. ¡Cómo desearíamos erradicar el egoísmo, avaricia, soberbia, injusticia y violencia! Lamentablemente, casi siempre todo termina en estériles comentarios y lamentos.

Si fuéramos conscientes de que cada pequeña acción puede modificar de manera trascendente el mundo, tal vez seríamos más decididos para obrar. “La historia (escribió Christyan De Selys en su libro El pescador de mentes) está llena de hechos aparentemente insignificantes, que de haberse dado de forma distinta hubieran supuesto un cambio gigantesco para el mundo entero”.

Citó el caso de Julio César, quien a los 25 años fue secuestrado de camino a Rodas por unos piratas y negoció su liberación. Les dijo que pidieran 50 talentos de oro, en lugar de 20, y una vez que les entregaron el dinero se lanzó en su persecución y obtuvo un botín inmensamente superior.

Otro ejemplo es el epitafio escrito en la tumba de un obispo anglicano, en la abadía de Westminster: “Cuando era joven y libre, y mi imaginación no tenía límites, soñaba con cambiar al mundo. Al volverme más viejo y más sabio, descubrí que el mundo no cambiaría. Entonces acorté un poco mis objetivos y decidí cambiar sólo mi país. Pero también, él parecía inamovible.

“Al ingresar en mis años de ocaso, en un último intento desesperado, me propuse cambiar sólo a mi familia, a mis allegados; pero, por desgracia, no me quedaba ninguno.

“Y ahora que estoy en mi lecho de muerte, de pronto me doy cuenta: Si me hubiera cambiado primero a mí mismo, con el ejemplo habría cambiado a mi familia; a partir de su inspiración y estímulo, podría haber hecho un bien a mi país y quién sabe, tal vez incluso habría cambiado el mundo”.

¿Participo en el cambio del mundo?

También de este autor..
18-11-2019
15-11-2019

Oportunidades