Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El campo y la pesca, dos sectores olvidados Editorial

Editorial
12/09/2019 | 04:07 AM

Toda la vida hemos escuchado los complejos problemas que afectan al campo mexicano, después de las reparticiones de tierra y la creación de los ejidos se acabaron las buenas noticias, desde entonces todo ha sido cuesta abajo.

La tecnificación del campo, que en buena medida alcanzaron estados como Sonora y Sinaloa, algunas zonas de Jalisco y Chihuahua, son meras excepciones a la regla, en realidad el campo mexicano siempre caminó a tropezones, ahogado por una política que prefiere importar que producir.

Año con año, los agricultores se enfrentan a productores de todo el mundo en franca desventaja, quizá con las excepciones del aguacate, algunas berries y una que otra hortaliza, lo demás es pelear con Sansón a las patadas.

Pero el peor enemigo de los agricultores ha estado en los gobiernos rapaces, plagados de funcionarios que se hincharon de billetes mientras importaban desde leche hasta maíz.

Y qué decir de la pesca, donde el camarón y el atún son las grandes excepciones, todo lo demás es pobreza, corrupción, sobreexplotación y coyotaje.

El negocio de la pesca en México se resume en el furtivismo, donde el único negocio es capturar y vender durante las épocas de veda, donde hay un mejor precio y se puede sacar algo de negocio.

La pesca es el mundo del revés en México, donde lo único seguro es la incertidumbre, donde se trabaja bajo la máxima de “si no lo saco yo, lo sacará alguién más”.

La mala noticia para los dos sectores es que no caben en la Cuarta Transformación, mucho menos en el presupuesto federal de Andrés Manuel López Obrador.

A los agricultores, ganaderos y pescadores de Sinaloa les queda la esperanza de que el Gobernador Quirino Ordaz Coppel se embarque en una “cruzada” en busca de los recursos escamoteados en el presupuesto.

En el campo se augura sequía, en el mar, una tormenta.

También de este autor..
03-12-2019
02-12-2019

Oportunidades