Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El fin del mundo Éthos

Rodolfo Díaz Fonseca
11/06/2019 | 03:54 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf



Cuándo será el fin del mundo es una incógnita que siempre ha angustiado al ser humano. Son conocidas las narraciones que hablan de cataclismos y catástrofes que lo colapsan inevitablemente.

No obstante, lo que casi nadie piensa es que el mismo ser humano es el que está acabando el mundo desde su inicio. Hoy, el daño y deterioro es casi completo e irreversible. Pero, con mirada etiológica, se pueden descubrir fácilmente las causas de esta devastación.

De acuerdo al Génesis, el mundo dejó de ser paraíso desde el instante mismo en que el ser humano permitió que el egoísmo, orgullo, ambición y soberbia penetraran en su corazón.

En su mensaje de Navidad de 2011, el Papa Benedicto XVI expresó que el “gran pecado” de los hombres es actuar de manera presuntuosa, competir con Dios e intentar ocupar su puesto, decidir lo que es bueno y malo, ser dueños de la vida y de la muerte.

El sábado 1 de junio de este año, el Papa Francisco se reunió en Rumanía con la juventud y las familias, a quienes recordó la importancia de caminar juntos y construir caminos de encuentro con los demás, como única manera de evitar el fin del mundo.

Citó una anécdota del monje Galaction Ilie, quien encontró a un santo eremita y le preguntó: “Dime, padre, ¿cuándo será el fin del mundo? Y el venerable eremita, suspirando, desde su corazón le dijo: Padre Galaction, ¿sabes cuándo será el fin del mundo? Cuando no haya sendas del vecino al vecino… Cuando las personas no amen más, será verdaderamente el fin del mundo. Porque sin amor y sin Dios ningún hombre puede vivir en la tierra”.

¿Me preocupa más el fin del mundo, que el fin por el que estoy en el mundo?

También de este autor..
19-09-2019
18-09-2019

Oportunidades