Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El secreto del éxito Éthos

Rodolfo Díaz Fonseca
02/12/2019 | 04:05 AM

En muchos libros y manuales de autoayuda se citan algunos elementos fundamentales para alcanzar el éxito. Incluso, desde hace tiempo ha florecido el arte del coaching para fortalecer el espíritu competitivo y el trabajo de equipo.

Asimismo, carismáticos líderes, prominentes empresarios y destacados deportistas se complacen en compartir lo que ellos llaman el secreto del éxito.
Boris Becker, quien fue un prodigioso tenista alemán ganador de 49 torneos individuales y 15 dobles, entre ellos seis títulos de Grand Slam, fue entrevistado en un programa de radio en el que le preguntaron si siempre se consideró un campeón.
“No –respondió-. Aunque, cuando era más joven fui seleccionado como una futura promesa. Pero otros muchachos eran mejores que yo y parecían estar más dotados”.
El entrevistador preguntó ¿dónde estaban ahora esos chicos talentosos? Becker dijo: “Pues, sencillamente no triunfaron. A pesar de todo su talento no tenían lo que hace falta”.
“¿Y qué es lo que hace falta?”, arguyó el entrevistador. El antiguo campeón subrayó: “Tienes que quererlo lo bastante”. El entrevistador inquirió: “¿Es ese el secreto?”
“Hay algo más –respondió el deportista-. Se requiere disciplina. Al margen del talento natural que tengas, tienes que tener disciplina para alimentarlo y desarrollarlo. Tienes que establecer un orden de prioridades y renunciar a muchas cosas que pueden parecer también muy atractivas”.
“¿Ese es el secreto?”, volvió a insistir el entrevistador. Becker agregó: “Hay otra cosa más, y es más dura y exigente que las dos primeras juntas. Se necesita humildad, no importa lo bueno que seas. Se necesita humildad para escuchar a los preparadores, aceptar consejos, probar otras posibilidades y admitir que no lo sabes todo. El feedback es el desayuno de los campeones. Estas tres cosas son el secreto de mi éxito”.
¿Pongo en práctica este secreto?
rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

También de este autor..
04-12-2019
03-12-2019

Oportunidades