Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El temor a la muerte Éthos

Rodolfo Díaz Fonseca
14/01/2020 | 04:00 AM

Es común que a la mayoría de las personas nos asuste o desagrade pensar en el momento de nuestra muerte. Estamos tan acostumbrados a esta vida que, aunque sobrellevemos pesadas cargas de sufrimiento o dolor, nos apegamos excesivamente a esta efímera existencia.

Sin embargo, para mitigar o eliminar el temor a la muerte es fundamental compararla con el momento del nacimiento, como hizo el médico español Roberto Novoa Santos:
“Si, antes de nacer, tuviésemos el espíritu dispuesto para la reflexión, ¡qué inquietud, qué pavor nos invadiría en el momento de asomar los ojos a la luz del sol! Encarcelados en la cripta materna, nuestra vida prenatal se desliza en una órbita estrechísima. No hay luz allí; no nos alcanzan, en aquellas profundidades, los ruidos ni las armonías que suenan fuera del recinto; bañados constantemente en una linfa tibia, no sentimos el calor ni la frigidez del aire, ni apenas nos sacuden las conmociones del exterior; desconocemos las espuelas del hambre y de la sed, puesto que recibimos, sin esfuerzo alguno, el sustento preciso.
“Todo, en fin, lo que está ‘fuera’ nos es desconocido en absoluto; y si en estas condiciones se nos dijese que teníamos que dejar aquel pequeño mundo ciego, mudo, e inactivo; si, en vista de un milagro, tuviésemos la certidumbre de que habíamos de saltar a otra vida ignota –¡a la misma vida que vivimos en este momento!–, ¿responderíamos como el aventurero que siente sed de lo desconocido, o, por el contrario, sentiríamos miedo de lo que se avecinaba? ¿Preferiríamos ser dueños de aquel mundo estrecho, sin luz ni armonías, o nos lanzaríamos, resueltos, hacia la nueva vida llena de misterios? Esta es nuestra situación frente al enigma de ultratumba”.
¿Me asusta pensar en el momento de mi muerte?

 

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

También de este autor..
27-01-2020

Oportunidades