Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El valor de una sentencia EDITORIAL

Editorial
12/07/2019 | 06:25 AM

Después de años de esfuerzos, promesas y todo un sistema de justicia nuevo, nadie realmente creía en el discurso de nuestras autoridades estatales de que libraban una verdadera lucha en contra de la corrupción.

La razón del descrédito es muy simple; nadie había sido castigado, todos los funcionarios detenidos salían libres después de juicios que lo único que hacían era mantener a la población expectante para después caer en la desilusión.

El caso del ex Secretario de Salud, Ernesto Echeverría, es quizá el ejemplo más burdo de cómo nuestros gobernantes pueden salir airosos de cualquier acusación.

Echeverría fue encontrado culpable, se le comprobaron sus delitos y al final, cuando todos esperaban un castigo ejemplar, el exfuncionario pagó la mitad de lo que había desviado y salió del tribunal más fresco que una lechuga.

Finalmente, el único castigo que recibían nuestros exfuncionarios acusados era el descrédito social, poca cosa para una ciudadanía harta de ver cómo le roban sus recursos en sus narices.

Esto tiene una razón, las leyes que supuestamente castigan a nuestros funcionarios estaban hechas para darles impunidad, el robo al pueblo ni siquiera estaba tipificado como un delito grave.

Finalmente, la administración actual cambió las leyes para que los delitos de corrupción puedan ser castigados, pero sigue siendo muy difícil castigar a los funcionarios que cometieron delitos en el pasado.

Es por eso que es tan valiosa la sentencia en contra del ex Secretario Técnico de la Secretaría de Turismo, Luis Ángel Pineda Ochoa, la primera sentencia ejemplar en contra de un ex funcionario.

Tan valiosa para la administración estatal actual, que el Gobernador Quirino Ordaz Coppel sonrió cuando lo cuestionaron sobre el caso en Guasave.

Por fin alguien puede presumir que la lucha contra la corrupción inició, recordemos que una sola golondrina no hace verano.

También de este autor..
19-07-2019
17-07-2019

Oportunidades